La Junta se opone a la reforma de San Juan de los Reyes prevista en el PGOU

  • La delegada del Gobierno andaluz pide al Ayuntamiento que se replantee esa actuación por el daño que causaría en el Albaicín · Dice que hay alternativas para absorber el tráfico de la Acera del Darro

Comentarios 2

La Junta de Andalucía se posicionó ayer sobre la polémica suscitada en torno a la intención del Ayuntamiento de Granada de reformar la calle San Juan de los Reyes, en el barrio del Albaicín, para desviar por esa ruta el tráfico de turismos y autobuses que ahora transita por la Acera del Darro. Lo hizo por medio de su delegada en Granada, Teresa Jiménez, quien pidió al Consistorio que se "replantee" un proyecto que se hace "a espaldas de los vecinos" y que no es imprescindible porque "existen alternativas", si bien no precisó cuáles.

Teresa Jiménez se situó así al lado de los vecinos del barrio que ya han manifestado su rotunda oposición a una iniciativa que el Ayuntamiento, aun matizando que no se ejecutará a corto plazo, describe como "muy interesante" y que ha incluido en el futuro Plan General de Ordenación Urbana. Lo defiende porque tiene como objetivo eliminar el tráfico de un lugar emblemático en el que, cierto es, se llega a hacer desagradable dar un paseo con tanto coche.

Desviar el tráfico por San Juan de los Reyes tendría, según los vecinos, dos inconvenientes importantes: por un lado, la calle se llenaría de vehículos. Y por otro, se tendrían que retranquear al menos tres edificios para que pasaran los autobuses. Todo eso, por no hablar de la degradación que sufriría un barrio declarado Patrimonio de la Humanidad.

"Creo que sacrificar la calle San Juan de los Reyes, modificando su trazado histórico, alterando la división de las parcelas y afectando no sólo a las viviendas, sino posiblemente también a algún edificio protegido, es una actuación que debería replantearse", incidió la delegada del Gobierno andaluz, que añadió a todo lo anterior que, de acometerse la actuación, el Plan General no estaría respetando "el valor patrimonial que tiene el Albaicín" y, en concreto, a una de sus calles "más antiguas y valiosas".

Teresa Jiménez hizo estas declaraciones mientras acompañaba a la consejera de Obras Públicas y Transportes, Concepción Gutiérrez, al acto de entrega de llaves a los nuevos propietarios e inquilinos de dos edificios de la calle Zafra que han sido incluidos en el Plan de Rehabilitación del Albaicín. Además, la consejera presentó también el plan de regeneración de la ladera del Zenete, un proyecto con una inversión de ocho millones de euros que comprende la construcción de 39 viviendas protegidas en régimen de alquiler, 117 plazas de aparcamientos para residente, la construcción de un centro cívico y una plaza-mirador y la urbanización y apertura de nuevas calles en la zona. El área de intervención tiene una superficie de 2.510 metros cuadrados y abarca las calles Zenete, Beteta y Elvira.

La regeneración del Zenete se suma al citado plan rehabilitador del Albaicín y demuestra, según destacó la consejera, la voluntad de la Junta de seguir actuando en la barriada. "Es un plan integral que va a continuar y que de hecho va a ampliarse, de forma que no queden zonas del barrio que no se integren en el mismo", dijo, para agregar que los proyectos que acomete la Junta tienen muy en cuenta a los vecinos de la zona "porque no se trata sólo de mantener las piedras, sino de hacer que la gente siga viviendo aquí".

Desde que hace cinco años se constituyó el Área de Rehabilitación Concertada del Albaicín, la Junta, en ocasiones en colaboración con otras administraciones, ha gastado más de treinta millones de euros en la regeneración o mejora de 436 viviendas. Algunas han vuelto a manos de quienes fueron sus propietarios, que mientras vivieron realojados, y otras se alquilan a precios asequibles.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios