Medio Ambiente crea en el río Castril refugios para la reproducción de las nutrias

  • El diseño de las madrigueras es natural y reutilizable para otras especies animales

La calificación de la nutria como especie de "interés especial" en el Catálogo Nacional de especies amenazadas y la división de la población del río Castril ha llevado a la Delegación de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía a tomar una iniciativa para paliar los peligros que amenazan la viabilidad de la especie.

Técnicos de la Delegación y voluntarios ambientales construyeron el pasado domingo varios refugios en el embalse del Portillo, situado en el Parque Natural de Castril, para favorecer la reproducción de las nutrias de la zona.

Según el último censo de esta especie en el río Castril, existe una clara división entre dos poblaciones: la que vive dentro del espacio protegida y la que habita fuera del Parque Natural. Por esto, el proyecto de Medio Ambiente pretende "ofrecer refugios temporales a las nutrias que faciliten el tránsito por el embalse aportando puntos protegidos para el descanso, donde las nutrias puedan reproducirse".

Estas madrigueras artificiales han sido construidas en forma de pirámide con ocho varas de madera, unidas entre sí con cuerda natural de cáñamo y rellenas con material de la zona como hojarasca, corteza de árboles o juncos. Según explicaron desde la Delegación de Medio Ambiente, esta técnica permitirá que las madrigueras sean reconocidas por las nutrias y que, además, se incorporen al medio sin causar ningún daño. Las madrigueras se irán colocando en las rutas de paso de los ejemplares macho y en lugares favorables para la gestación y parto de las hembras.

Además, todas las madrigueras temporales para las nutrias servirán también como refugio para las aves nidificantes y para los tejones una vez que finalice la época de celo de la nutria.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios