Miles de jóvenes se unen a una protesta por impedir a un negro entrar a una discoteca

  • Sus amigos han convocado un acto con más de 3.000 seguidores a través de Facebook

Comentarios 3

Un hecho totalmente desafortunado y condenable podría convertirse en una manifestación multitudinaria por obra y gracia de Facebook. A través de esta red social se difundió que un joven, que, según el creador del evento, responde al nombre de Joaquín, no pudo acceder a la sala Vogue de la capital granadina por el color de su piel. Al parecer, fueron los porteros de esta conocida discoteca los que impidieron al hombre, de origen cubano, el acceso el pasado 18 de mayo. Estos hechos fueron confirmados por el responsable de la sala, Abdel, que, sin embargo, negó que detrás de la decisión de los porteros hubiera un móvil racista "porque el 50% de los trabajadores de la Vogue son extranjeros".

Pese a que fuentes del local indicaron que ya han pedido disculpas a Joaquín por prohibírsele la entrada, los amigos del joven no dudaron en echar mano de las redes sociales para dar difusión a lo ocurrido y convocar, en lo que podría ser un multitudinario acto de protesta, un evento el próximo 28 de junio a partir de las siete de la tarde. Ayer, ya eran más de 3.800 las personas que habían confirmado su asistencia.

Este periódico no ha podido contactar con el creador del evento para saber cómo se va a materializar la protesta, y el evento se ha convertido en una especie de foro en el que se pueden encontrar comentarios de todo tipo -incluidos insultos contra los propietarios y trabajadores de la Vogue- y propuestas de boicot.

Este periódico sí pudo recabar la opinión de uno de los responsables de la sala, Abdel, que indicó que "hablar de racismo en la Vogue es una tontería" y que "si hay alguien que no se comporta es normal que no se le permita la entrada", sin que en esta decisión influya el color de la piel. Abdel también destacó que Joaquín -que no ha presentado ningún tipo de denuncia ni pidió el libro de reclamaciones- es "cliente habitual" y , es más, ha vuelto a la Vogue después del incidente, el pasado 18 de mayo, sin mayores problemas. Según Abdel "si hubiera habido algún problema, hubiera denunciado, pero no hay ninguna denuncia", extremo que confirman fuentes de la Junta de Andalucía.

Su versión contrasta con la virulencia con la que se están ensañando contra la sala Vogue en Facebook. "He hablado con Joaquín y él mismo se ríe, no le da importancia", afirma el responsable de la sala, que destaca que él y otros trabajadores de la Vogue han sido objeto de insultos precisamente a través de este evento de Facebook, en el que se pueden leer comentarios de todo tipo.

Por lo pronto, la polvareda sigue en la red. Está por ver si conseguirá materializarse en una acción de protesta de carne y hueso. Lo cierto es que el poder de convocatoria de las redes sociales está suficientemente contrastada en los últimas jornadas. Ahí está la capacidad de movilización que consiguieron los manifestantes del 15-M.

Otro ejemplo, también llamativo, ha tenido lugar el pasado fin de semana en Alemania, donde una inocente fiesta de cumpleaños se convirtió en un macrofestival con unos 1.600 asistentes. La chica decidió desconvocar la fiesta ante las numerosas confirmaciones de asistencia, unas 15.000. Pese a ello los jóvenes acudieron a la dirección indicada y celebraron hasta bien entrada la madrugada.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios