La juez de Motril recurrirá la sentencia que la condena por no liberar a un preso absuelto

  • El abogado de la magistrada critica que ésta se haya convertido en "chivo expiatorio" o "cabeza de turco" respecto al actual debate existente sobre la actuación de la Justicia a raíz del caso de Mari Luz Cortés

La que fuera juez de Motril (Granada), Adelina Entrena, recurrirá la sentencia del TSJA que la condena por no ordenar la libertad de un preso preventivo que pasó más de un año en la cárcel por un delito del que había sido absuelto, al considerar que esta resolución es "completamente descompensada".

El abogado de la magistrada, que ya fue expulsada de la carrera judicial por el Consejo General del Poder Judicial, ha informado a Efe de que en los próximos días presentará un recurso de casación ante el Tribunal Supremo por no estar conforme con el año de suspensión impuesto y la indemnización de 103.000 euros que deberá pagar al reo José Campoy.

Aunque el letrado respeta la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía, ha criticado que Entrena se haya convertido en una especie de "chivo expiatorio" o "cabeza de turco" respecto al actual debate social y mediático existente sobre la actuación de la Justicia a raíz del caso de Mari Luz Cortés.

La principal tesis de la Defensa versará en que la imprudencia que, según la sentencia, cometió la juez deja de ser "grave" cuando existe una concurrencia de culpas de otras personas, en este caso, quienes intervinieron en el caso y que no advirtieron que el preso se encontraba en situación preventiva por una causa de la que fue absuelto.

En caso de que finalmente la sentencia se convierta en firme, la juez se ha declarado insolvente, puesto que ya se le suspendió de empleo y sueldo y no tiene bienes a su nombre, de ahí que podría ser el Estado quien debiera hacer frente a la indemnización como responsable subsidiario de los perjuicios causados al preso.

Durante el juicio, Entrena dijo que en este tiempo ha perdido dieciocho años "de prestigio, de apellido, de carrera y de amor a la vocación" que tiene por la judicatura y el respeto que le merecen los jueces.

"No es que no crea en la Justicia, sino que me siento desilusionada, no por los jueces, porque nosotros tenemos verdadera vocación, sino porque no tenemos los medios adecuados a nuestro alcance para poder desarrollar nuestra labor", dijo la ahora condenada, a quien le da "pena" que los magistrados sean "tan criticados y tan sumamente mal vistos".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios