Nuevo hogar por Navidad

  • Los 38 propietarios del edificio La Goleta, en el Serrallo, recibieron ayer las llaves de sus nuevos pisos de VPO después de ser agraciados en el sorteo de mayo de 2005

Como un décimo de lotería premiado. Así definió el alcalde de Granada, José Torres Hurtado, las 38 viviendas de VPO que Emuvyssa, la Empresa Municipal de Vivienda y Suelo, entregó ayer en el Serrallo.

"Aquí al lado hay viviendas de promoción libre a precios astronómicos respecto a los establecidos por el Ayuntamiento en este bloque", explicó Torres Hurtado, encargado de realizar la entrega oficial de las llaves a los afortunados propietarios, junto con la gerente de Emuvyssa, Carmen Pérez, y la delegada de Urbanismo, Isabel Nieto.

Aunque algunos de los futuros residentes del edificio La Goleta mostraron su descontento por la espera que han tenido que soportar para acceder a los pisos -que debieron ser entregados el pasado mes de abril, según los propietarios-, lo cierto es que, en el momento en el que las autoridades les hicieron entrega de una carpeta con la documentación y las llaves, ninguno pudo evitar una sonrisa de alegría. "Se nos ha hecho muy largo, pero ahora estamos encantados", aseguró Eva López, la propietaria del primero A, quien ya está buscando los muebles para su nueva casa.

Integrada en el Plan Parcial P-42, la promoción -inspirada en el trabajo del pintor Piet Mondrian- consta de 38 viviendas plurifamiliares con garaje común y trasteros, con un total de superficie útil de noventa metros cuadrados y un precio de 110.341 euros. "Es una enorme satisfacción darle las llaves a todas estas familias que pueden acceder a viviendas de muy buena calidad en su construcción y bien situadas", expresó Torres Hurtado.

No obstante, el solar del Serrallo donde se ha levantado el edificio -en una zona alta y rodeada de monte- junto a la orientación del edificio, hará de la calefacción un elemento primordial en los hogares. "Es un poquito fría, pero esperamos que esto se arregle con la calefacción", comenta Miguel Ángel Jiménez, el dueño del segundo E, junto con su mujer Eva Vega y su pequeña hija.

Ya fuera por el frío, ya por la timidez ante la presencia mediática e institucional, los agraciados en el sorteo de las VPO -celebrado en mayo de 2005- se mostraron en un primer momento algo indiferentes ante el importante paso que suponía el acto de ayer.

Sin embargo, conforme avanzó la entrega de llaves, los protagonistas y sus familiares comenzaron a demostrar su entusiasmo, aunque en algunos casos provenía más bien de los progenitores. "Nos tenían que felicitar también a nosotros por librarnos por fin de ellos", bromeaba uno de los padres. Después, los propietarios pudieron entrar en sus viviendas e incluso algunos, como Demelza Sánchez y Eduardo Ontiveros, llevaron la cámara de vídeo para inmortalizar el momento.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios