Granada

El PP denuncia que el Ayuntamiento está al borde del "colapso" por la gestión del alcalde

  • Los populares califican de "nefasta" la gestión y aseguran que el botellón ha vuelto a las calles

La portavoz municipal el PP, Rocío Díaz, ayer junto a Antonio Granados. La portavoz municipal el PP, Rocío Díaz, ayer junto a Antonio Granados.

La portavoz municipal el PP, Rocío Díaz, ayer junto a Antonio Granados. / g. h.

Comentarios 2

El PP denunció ayer la que considera "nefasta" gestión del alcalde de Granada, Francisco Cuenca (PSOE), que acaba de cumplir dos años al frente de esta capital andaluza, que mantiene "al borde del colapso económico" y que es uno de los pocos regidores de grandes ciudades que está investigado. La portavoz del grupo municipal popular, Rocío Díaz, suspendió la gestión del regidor socialista y enumeró en rueda de prensa algunos de los "despropósitos" que han marcado estos dos años de un gobierno que no empezó como consecuencia de una victoria electoral, "sino que se fraguó en los despachos" a pesar de que el PP, el partido más votado en las últimas municipales, tomó "las medidas que debía adoptar". "Aquí hay una doble vara de medir en función de si los investigados son de un partido o de otro, y gracias a eso Cuenca es el alcalde", resumió.

Díaz hizo hincapié en que la situación económica es "especialmente preocupante", hasta el punto de que el consistorio figura en la lista "de los más morosos" y corre "serio riesgo" de ser intervenido por el Ministerio de Hacienda.

En la ciudad en general, denunció, se observa mucha menos limpieza y focos de botellón, puesto que el cierre del espacio de Arabial sólo sirvió para que el alcalde "se hiciera una de sus muchas fotos". En la práctica, los jóvenes siguen bebiendo en la calle y faltan policías para controlar la situación, una carencia de agentes que repercute también en un empeoramiento de la seguridad, que se observó por ejemplo en la última Semana Santa. También criticó el "nulo peso" que Cuenca tiene en el PSOE, lo que se manifiesta en el interminable retraso que sufrieron las obras del Metro, con daños irreparables en el comercio.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios