La Policía atribuye al etarra Olarra Guridi la orden de asesinar a Portero

  • Los policías que detuvieron a Igor Solana declaran en el juicio que el terrorista apuntó al ex dirigiente etarra como inductor

Los policías que tomaron declaración al etarra Jon Igor Solana tras el asesinato del coronel médico Antonio Muñoz Cariñanos en Sevilla afirmaron ayer que el detenido identificó al ex dirigente de ETA Juan Antonio Olarra Guridi como quien ordenó matar al fiscal jefe de Andalucía, Luis Portero.

Los agentes comparecieron como testigos en el juicio que se sigue en la Audiencia Nacional contra Olarra Guridi por ordenar a los miembros del "comando Andalucía" de ETA Harriet Iragi y Jon Igor Solana el asesinato de Portero, cometido el 9 de octubre de 2000 en Granada.

En su declaración, según señalaron ayer los agentes, Solana reconoció haber participado en el asesinato del fiscal y dijo que su responsable de comando era Olarra Guridi y que, como tal, les daba la información y las órdenes para los atentados que tenían que llevar a cabo en España, tras lo que se reunía con ellos en Francia.

En su escrito de conclusiones provisionales, el fiscal sostiene que "la exactitud de los datos (proporcionados por Olarra para atentar contra Luis Portero) fue corroborada" por los dos integrantes del "comando Andalucía", quienes el 9 de octubre de 2000 lograron entrar en el portal del inmueblede Granada en el que vivía la víctima, donde Iragi le disparó dos veces en la cabeza.

El instructor de las primeras diligencias policiales en Granada explicó que pocas horas después del asesinato explosionó el coche que habían utilizado los etarras, que estaba estacionado en el mismo edificio donde se cometió el atentado, y que sólo causó daños materiales.

También declaró que, tras localizar el piso donde los etarras habían residido en el barrio granadino del Zaidín, consiguieron recopilar varias huellas dactilares y reconocimientos fotográficos de los inquilinos, que se sumaron a las descripciones realizadas por varios testigos que les vieron en el edificio donde residía el fiscal, momentos antes de ser asesinado.

Olarra Guridi, que fue entregado temporalmente por Francia el pasado 17 de julio para ser juzgado por varias causas pendientes en España, se negó a responder a las preguntas de las partes al considerar que el tribunal "no es legítimo para juzgar a militantes vascos".

El juicio se reanudará el viernes con las declaraciones como testigos de Daniel Portero, hijo del fiscal jefe asesinado por ETA y presidente de colectivo de víctimas Dignidad y Justicia, y de los etarras Igor Solana y Harriet Iragui. Según el escrito de acusación del fiscal, Olarra Guridi les dio a ambos la información necesaria y la orden de asesinar al fiscal jefe de Andalucía.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios