Quince mujeres entregan a sus hijos en adopción nada más nacer desde 2006

  • Para evitar abandonos en la calle, las madres que quieran renunciar al cuidado de su hijo pueden hacerlo directamente desde el paritorio · En ese momento la tutela pasa a la Junta, que le procura una familia

Aunque resulte difícil de comprender, una mujer embarazada puede alegar mil motivos personales de peso para decidir no quedarse con su hijo y renunciar así a su tutela y cuidado. Para estos casos, hay muchas opciones de ayuda que evitan a toda costa que se produzcan crueles abandonos de los recién nacidos en contenedores, parterres o portales. Una de las opciones es comunicarlo a los sanitarios en el propio hospital en el momento de dar a luz, cuando activan a través de las trabajadoras sociales todo el proceso de adopción con la Delegación de Igualdad y Bienestar Social.

En tres años, la Junta ha recibido la tutela de 15 niños de Granada entregados por sus madres en el paritorio. Nada más nacer. En concreto, según los datos facilitados desde la Delegación de Igualdad, dos en 2006, nueve en 2007 y cuatro en 2008.

Según explica la jefa del servicio de Protección de Menores de la Delegación, Alicia Núñez, cuando una mujer anuncia que da su consentimiento para que su hijo pase a adopción, se activa todo un protocolo que lo que busca es, por un lado informar a la mujer y por otro, proteger al menor.

Hay casos en los que la mujer acude previamente al servicio de Menores para comunicar su intención y ver las opciones. "Lo que hacemos es informarla de los recursos a los que tendrá acceso si lo tiene y que a lo mejor desconoce y lo que tiene que hacer si decide entregarlo", relata la responsable. Porque existen ayudas económicas, educativas (guarderías gratuitas, por ejemplo) y psicológicas ya que hay muchas veces que lo deciden por miedo a la familia o a no poder darle recursos.

En caso de que tenga claro que no lo quiere, se le explica la posibilidad de entregarlo en el propio hospital, "que por lo menos no es abandono, que tiene repercusión penal, sino ceder la custodia a la Administración, que no es delito. Y se le informa de cómo hacerlo".

Si la mujer lo comunica directamente al médico en el hospital al acudir a dar a luz éste se pone en contacto con las trabajadoras sociales para que hablen con la madre, le expliquen la situación y procedan en coordinación con Igualdad.

En ambos casos, cuando se llega al hospital y nace el bebé, se separa a la madre y al hijo, al que realizan un examen médico para detectar alguna enfermedad infecciosa y realizar un informe que se da a la Administración.

"En el hospital tiene que firmar una comparecencia que recoge el deseo de darlo en adopción, totalmente confidencial. Además, esta decisión tiene que ratificarse al mes por si ha sido fruto de una depresión postparto o cualquier situación temporal", matiza Núñez.

Una vez fuera, el bebé pasa por una fase de acogimiento simple durante un mes, acogimiento preadoptivo durante cuatro meses y finalmente la adopción.

"Esta posibilidad no tiene un comportamiento estable sino que puede haber años que sea muy frecuente y otros en los que casi nulo. De hecho, el repunte de 2007 se produjo también como consecuencia del abandono de un bebé en la Avenida de la Constitución. Además, también hay aumento con la inmigración", apuntó la profesional.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios