Rafael Gómez Montero y la plaza de Fontiveros

  • La popular plaza del barrio de los Vergeles le debe el nombre al creador de la revista 'Hontiveros', director de radio y periodista. En 1962 le desautorizaron un acto de homenaje a García LorcaFue Premio Nacional de Periodismo José María Bugella en 1973 y además le nombraron miembro de honor de la institución Duque de Alba del CSIC en Madrid

Comentarios 5

Alto, espigado y bien parecido. Nunca hablé con él porque yo ni frecuentaba las cuevas del Sacromonte, ni solía ir a Los Mariscos o a Los Faisanes; bien que me hubiera gustado.

Nos dejó su trabajo en la radio y en las páginas de Ideal, que era donde manifestaba su verdadera vocación de periodista y poeta enamorado de Granada, La Alpujarra y el flamenco.

Sus actividades eran numerosas; resulta difícil resumirlas. Fueron muchísimos los periodistas que trabajaron en los medios de comunicación del Movimiento: la emisora sindical La Voz de Granada y el periódico Patria; algunos guardan buenos recuerdos, otros ni se acuerdan y otros no se quieren acordar al cambiar como por arte de magia el color de su americana.

Pero en la memoria quedan algunos ilustres periodistas muy vinculados a la ciudad, aunque Rafael Gómez Montero viniera de Ávila, donde nació el 14 de octubre de 1922.

La primera vez que estuve a su lado fue en 1964 con motivo de la Proclamación de la Primavera, formaba yo parte de la Tuna Universitaria, él presentaba el acto de elección de madrina; su cabeza sobresalía por encima de todos y su estupenda voz ponía orden con sólo pronunciar una sílaba en castellano purísimo. Fue una injusticia que se quedara ronco antes de tiempo.

Este personaje resulta hoy casi olvidado, habiendo sido tan popular y querido en las décadas de los 60 a los 90. Menos mal que a su hijo Rafael le dio por escribir su biografía a costa de mucho esfuerzo. En Granada se ayuda poco, salvo que cantes a tono o seas amigo del que lleva la batuta.

A Rafael, el 'Gómez', como le decían familiarmente, según nos cuenta Rafael García Manzano, se debe la denominación de la popular Plaza de Fontiveros. La historia es como sigue. En 1950 fundó en Ávila la revista de poesía oral Hontiveros, cuyo primer número lo dedicó a San Juan de la Cruz, natural de Fontiveros (Ávila), patrono de los poetas. Luego se trasladó a Granada en 1958 y empezó el hermanamiento. En Ávila le pusieron a una calle Granada y en mi barrio aparece la Plaza de Fontiveros. Y en todos estos actos la iniciativa es de Rafael Gómez Montero.

Fue de todo; de director de radio, redactor de Ideal, fundador de revistas como Hontiveros, Verde Limón, Mulhacén; presentador y pregonero, organizador de festivales, poeta y escritor. Fue Premio Nacional de Periodismo José María Bugella en 1973. Le nombraron Miembro de Honor de la institución Duque de Alba del Consejo Superior de Investigaciones Científicas en Madrid. Gitano Adoptivo de la Cueva de La Canastera; Cronista Oficial del Barranco de Poqueira; Alfarero de Honor de la Cerámica Árabe San Isidro. Y, tras su muerte en 1994, Alpujarreño Adoptivo.

Era único para organizar festivales. En 1972 presentó en la Plaza de San Nicolás el homenaje a los 50 años del Concurso de Cante Jondo. Y en 1974 puso en marcha el Festival de Cante Jondo dentro de los Festivales Internacionales de Música y Danza, en el que participaron entre otros La Paquera de Jerez, Enrique Morente, Camarón de la Isla y Juan 'Habichuela'.

La poesía era su pasión. Festivales, proclamaciones de la Primavera en La Alpujarra, en Almuñécar o donde encartara. Con la participación de poetas como Ladrón de Guevara, Benítez Carrasco, Juan de Loxa, Ruiz del Castillo, García Montero, etc.

Llama curiosamente la atención que se atreviera a organizar el montaje de la tragicomedia Los Títeres de Cachiporra de Federico García Lorca, en Fuente Vaqueros; participaron en los decorados, vestuario y música nada menos que artistas de la talla de Salvador Dalí, Benjamín Palencia, Moscoso, Maldonado, Alfonso Paso, Manuel Cano y García Carrillo. La familia de Lorca y la Sociedad General de Autores desautorizaron el acto. Corría el año 1962.

Hoy lleva su nombre una calle granadina del barrio de los periodistas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios