Restos de grandes mamíferos y piedras evidencian la presencia humana en Orce

  • El equipo multidisciplinar que trabaja en la nueva campaña de excavaciones halla en el yacimiento de Fuente Nueva 3 pruebas de ocupación en el lugar hace aproximadamente 1,3 millones de años

Comentarios 1

El equipo de investigadores que el pasado lunes inició la campaña de excavaciones arqueológicas en Orce ya ha levantado la cubrición que tapaba desde hace cuatro años los yacimientos de Fuente Nueva 3 y Barranco León para redescubir, sobre todo en el primero de ellos, lo que allí quedó en el último año de excavación, allá por 2006.

Según explica el director del equipo, Robert Sala, el trabajo se está centrando en "la restauración y consolidación del material que quedó en la superficie" y aunque "de momento no hay nada novedoso, el inicio ha sido muy bueno".

No es para menos, ya que han aparecido grandes restos de mamíferos que fueron consumidos por humanos y herramientas de piedra que confirman la ocupación humana de este lugar hace aproximadamente 1,3 millones de años. Evidencian esta presencia, bajo el punto de vista de Sala, "de forma directa", porque "las herramientas de piedra sólo pueden ser confeccionadas por humanos".

Según destacó uno de los miembros del equipo, el arqueólogo Bienvenido Martínez, el material se encuentra "en buenas condiciones". Así, ya se puede observar "el famoso mamut hallado en 2005" y en el que se aprecia, según señaló, "la presencia de una defensa de unas dimensiones espectaculares, con un diámetro próximo a los 30 centímetros y que corresponde a un individuo que puede llegar a pesar diez toneladas, cuando el macho africano actual pesa, como mucho, seis".

Martínez explicó que también han hallado restos de otros mamíferos, algunos de ellos que se han caído del talud, debido al tiempo que el yacimiento ha permanecido sin ser excavado. Por lo tanto, hay también algunos desperfectos fruto de la erosión natural.

El equipo de investigadores también ha hallado "restos de ciervos gigantes que miden más de dos metros en la cruz, con unas cuernas de hasta metro y cuarenta", así como restos de "caballos similares a las cebras" y de "algún hipopótamo", además de cropolitos de hienas que "se han conservado porque estos animales comen huesos y en las defecaciones expulsan fosfato cálcico, componente básico de los mismos".

Las hienas fueron, según indica, "los grandes competidores del humano en el Pleistonceno Inferior" y, por lo tanto, "nos aportan una información muy valiosa de cuál fue la gran guerra que mantuvieron hombres y hienas durante un largo periodo de nuestra evolución en el continente europeo".

Pero aún queda mucho por excavar. A la espera de completar otros niveles que puedan arrojar más resultados y mientras finaliza la limpieza de Barranco León, el estadio en el que trabajan ahora los expertos corresponde a fauna ya registrada, si bien viene a complementar la información existente.

Bajo el punto de vista de Martínez, el escenario de Orce es un escenario único para "la interpretación de la actuación humana y el rol que jugaban los antepasados, los primeros colonizadores humanos del continente europeo en relación con esta fauna de grandes mamíferos".

Así, según evaluó Sala, los hallazgos no han sido una sorpresa, dada la gran riqueza de los yacimientos de Orce, especialmente el de Fuente Nueva 3. Pero el trabajo no ha hecho más que comenzar. "Sabíamos desde hace años que tuvieron ocupación humana y que representa la primera ocupación humana en España y de Europa Occidental, con 1,3 millones de años". De hecho, uno de los objetivos de este trabajo es estudiar la adaptación humana a este entorno durante esta etapa, confiando además en el posible hallazgo de restos de fósiles humanos como sucedió en Atapuerca.

La excavación, que se desarrollará hasta el 22 de septiembre, está compuesta por un equipo de 45 personas formado por arqueólogos, geólogos y paleontólogos, todas las disciplinas que están colaborando en la investigación sobre la evolución humana. Los trabajos potenciarán las líneas de investigación referentes al uso de las herramientas de piedra, las áreas de actividades y el estudio de la paleoecología en las zonas de hábitat, sobre todo para insertarlas en el contexto de los yacimientos europeos más primitivos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios