Semana nórdica en El Rojo Bar

  • Desde la noche del martes hasta el próximo domingo, tanto a mediodía como por la noche, el popular local situado junto a la Plaza de la Trinidad ofrece una semana dedicada a la gastronomía del norte de Europa

Janssons Frestelse, o La tentación de Jansson, es el nombre de una de las tapas que servirá El Rojo estos días: un gratinado de patata, anchoas y nata que es uno de "los platos más típicos de la cocina nórdica", como explica Marcos González, uno de los copropietarios del bar.

Jassons Frestelse es una de las catorce tapas que se podrán degustar, tanto a mediodía como por la noche, hasta el próximo domingo, en el concurrido local de la calle Laurel de las Tablas, junto a la plaza de la Trinidad.

Entre otros platos tradicionales de la cocina nórdica, prácticamente desconocidos en las barras de los bares granadinos, se podrá probar el estofado de ciervo a la cerveza servido en finas lonchas sobre puré de patatas, poronkAristy; los típicos kaldomar, paquetes de col hechos al horno con relleno de carne picada y salsa; los bueñelos de anchoa (ansjos fritters); los pasteles de pescado (fiskepudding); las tradicionales albóndigas suecas en salsa de nata (köttbullar med graddsas); las tostas de arenques (sild); y una que estaba ya incluida en la carta del local, la pyttipanna o los daditos de patata, carne y cebolla fritos con salsa de tomate.

El Rojo, uno de los locales gayfriendly más famosos de la ciudad, también tiene una tapa de salmón que en vez del nombre típico de todos los bares -Noruega- ha recibido el nombre de Ljungberg en honor al famoso jugador del fútbol sueco que fue modelo de Calvin Klein y que es un icono entre la comunidad homosexual. "Ha sido un pequeño giño a la comunidad gay", comenta González.

Estas son las terceras jornadas de cocina temática que organiza El Rojo y las primeras dedicadas a la gastronomía del norte de Europa. "La cocina escandinava ha estado tradicionalmente alejada del intercambio de influencias que se ha dado a lo largo de la historia en el resto de Europa. Como además ha estado marcada por unas condiciones climáticas y geográficas singulares, sus métodos de conservación se perfeccionaron pronto: pescados secos, ahumados, curados o encurtidos, junto a carnes secas o ahumadas" comenta González, quien aclara que han elegido esta zona porque, "hoy en día, la necesidad de buscar novedades culinarias casi frenéticamente y el descubrimiento a nivel mundial de restaurantes de altísima calidad como NOMA, en Copenhague, han hecho que los ojos del mundo se vuelvan curiosos hacia esta sencilla gastronomía".

Además, las jornadas de tapas nórdicas, van acompañadas de un cambio en la decoración del local (y alguna sopresa más) pero no suponen un incremento respecto a los precios habituales de El Rojo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios