La UGR sanciona a un profesor por acoso sexual a una alumna de 19 años

  • El docente tuvo una relación de "cortejo" y la invitó a desayunar bombones y champán en su despacho

La Universidad de Granada ha sancionado a un profesor con 90 días de suspensión de empleo y sueldo tras abusar de su condición de profesor para establecer "una relación de cortejo" con una alumna de primer curso tratando de obtener un "beneficio de tipo sexual" para sí, según fuentes de la institución docente. La alumna denunció los hechos como acoso sexual ante el Defensor Universitario en diciembre de 2015 y poco después ante la Policía Nacional, aunque la causa judicial fue archivada al no hallarse indicios de criminalidad.

En la resolución de la UGR se expone que los hechos denunciados comienzan cuando la alumna fue seleccionada por el profesor como coordinadora de los trabajos de la asignatura que impartía. El profesor mantuvo "una relación de cortejo" con correos electrónicos y reuniones en un despacho, le profiere comentarios totalmente alejados de la relación profesor/estudiante, con constantes alusiones poéticas y de seducción, pero siempre entremezcladas con temas académicos". Incluso, "la cita a desayunar en su despacho privado y la recibe con bombones y cava", entre otros episodios.

La Universidad de Granada presentó en enero de 2017 su Protocolo para la Prevención y Respuesta ante el Acoso. Esta administración académica actúa sin cuestionar el comportamiento denunciado y comienza comunicando a la persona denunciada las quejas sobre su actitud. En casos de acoso grave, el protocolo de la Universidad deriva los procedimientos a la Inspección para posibles sanciones o a la Fiscalía, para iniciar así la vía penal. Con el inicio del curso académico el protocolo se adaptó a un formato en cómic para hacerlo más divulgativo y se presentó en todos los centros de la Universidad de Granada para ayudar a reconocer conductas inapropiadas y delictivas en el ámbito universitario.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios