Último sprint para una nueva Semana Santa

  • Faltan solo dos semanas para que las cofradías levanten el telón en una edición que este año viene cargada de novedades

Pasado el ecuador de la Cuaresma, Granada empieza a revestirse de sus mejores galas para recibir el acontecimiento cultural y turístico más importante del año; sólo dos domingos aguardan para que la Semana Santa alce el telón. Todo ello, en medio de importantes novedades: el uso del líquido limpiacera, el regreso de La Borriquilla a san Andrés, la reducción del tiempo de permanencia de las tribunas en Ganivet o las inmejorables previsiones turísticas.

El próximo 25 de marzo, Domingo de Ramos, todo estará listo para que la ciudad acoja el acontecimiento religioso, cultural, social y turístico más importante del año. Las hermandades, desde hace semanas, están sumidas en una vorágine de preparativos: limpiezas de enseres, montajes de pasos, fundido de cera, ensayos, mudás, reparto de túnicas… Y, a la par, desde las instituciones, logística e intendencia preparada para garantizar el funcionamiento de la Semana Santa. Pero son muchos, también, los que esperan la llegada de estos días de fiesta y de reclamo turístico: comerciantes, restauradores y hosteleros, con inmejorables previsiones de Domingo de Ramos a Domingo de Resurrección.

Desde el pasado mes de enero, cuando tuvo lugar la presentación del cartel oficial de la Semana Santa -que en este año se ilustra con una fotografía del paso de misterio la hermandad de la Santa Cena-, se ha podido ir conociendo algunas de las importantes novedades que este año, granadinos y visitantes, podremos descubrir en torno a nuestras cofradías.

Una Semana Santa para celebrar

La Granada cofrade está de enhorabuena y de celebración. Después de haber cumplido en 2017 el centenario de la Semana Santa, tal y como hoy la conocemos, trae este 2018 importantes efemérides que están llamadas a formar parte de nuestra singular historia: la recuperación patrimonial de la iglesia de san Andrés, obra mudéjar que empieza a brillar nuevamente gracias al tesón y al sacrificio de los hermanos de La Borriquilla. Será el próximo Domingo de Ramos cuando, después de casi dos décadas, la cofradía del Señor de la Entrada en Jerusalén vuelva a iniciar y terminar su estación de penitencia desde el interior de su sede canónica.

El Señor del Rescate, memorable imagen del barroco de Diego de Mora, cumple el próximo 19 de marzo los 300 años de su ejecución: un legado de fe y devoción que los hermanos de esta cofradía trinitaria de La Magdalena están viviendo de un modo intenso; y que en estas vísperas de la Semana Santa tendrá algunos de los momentos más particulares de esta centenaria celebración.

El Martes Santo, por muchos motivos -como el adelanto del Vía Crucis por Ganivet-, será también un día digno de guardar en nuestra memoria: será el 27 de marzo de 2018 la última vez que los hermanos de La Lanzada tengan que poner en marcha la cofradía desde el interior de una carpa de hierro y lona. ¡Cuántas ganas, cuánta ilusión y esfuerzos depositados en esa Puerta para la Gloria! Y será ese día, también, la última ocasión en la que la Virgen de la Esperanza -"si Dios quiere y el tiempo lo permite"- transcurra por el interior de las naves de la catedral granadina antes de ser coronada canónicamente.

Semana Santa de celebraciones, menores, sí, pero no por ello menos importantes. Y es que la hermandad de La Concepción, y con ella la dolorosa tallada por Aurelio López alcanzan sus primeras cuatro décadas de existencia. Cuarenta años de memoria cofrade que tanto hizo por la Semana Santa en uno de los momentos más delicados de esta última época. Y en los Vergeles, en la parroquia de San Miguel, junto a la Virgen del Triunfo, todos los cofrades recordarán aquellos treinta años también de devoción a este singular título, ligado a la tradición más profunda de la piedad popular granadina en torno a la Inmaculada.

Hosteleros y comerciantes, con buenas sensaciones

Las previsiones que se han venido realizando en las últimas semanas, de acuerdo con el índice de reservas así como la tendencia de años anteriores, hace esperar que esta Semana Santa traiga además consigo un nuevo impulso para el turismo granadino. Las reservas en Granada continúan al alza tan solo a dos semanas para el Domingo de Ramos y, mientras tanto, el Ayuntamiento continúa desde el Área de Turismo en reforzar la información e imagen de la ciudad para estas fechas, con la intención de seguir fomentando el turismo cultural en la ciudad.

Todo ello, en medio, de la polémica suscitada por los comerciantes de la calle Ganivet, que llegaron a pedir al Consistorio que trasladara la Carrera Oficial a otro lugar de la ciudad; a pesar, incluso, de los esfuerzos realizados para reducir el tiempo de montaje de las tribunas en esta calle y reducir así el posible impacto negativo que esto tuviera en la actividad comercial de estos establecimientos. Y por último, la posibilidad de huelga que había prevista para Semana Santa por parte de los profesionales de la hostelería ha quedado descartada tras alcanzar un consenso entre las partes con la firma de un nuevo y mejorado convenio laboral.

Una solución para la cera

Las polémicas suscitadas por el uso de la cera de las cofradías, derivada de los accidentes de tráfico ocasionados por la falta de limpieza, ha llevado a que Ayuntamiento y Federación trabajen de forma coordinada para buscar una solución que satisfaga a las partes. De esta manera, los técnicos municipales han estudiado el uso de un líquido que, aplicado sobre el asfalto, permitirá retirar con mayor eficacia los restos de cera que caigan tras cada una de las estaciones de penitencia.

Esta medida ha sido ya probada con éxito en otras ciudades, como Málaga. Los resultados han sido exitosos si bien, las particularidades de la orografía de Granada limitará el uso de este proyecto a los itinerarios en llano, no pudiéndose a aplicar ni en cuestas ni tampoco sobre el empedrado, por lo deslizante que queda la calzada tras el uso de este producto químico.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios