Vecinos de la Placeta del Abad temen el derrumbe de la fachada de una casa

  • La vivienda ya tuvo un derrumbe parcial y está apuntalada · Los bomberos aseguraron entonces que la corría riesgo de que se viniera totalmente abajo

Los vecinos de la Placeta del Abad, en el barrio del Albaicín, temen que lo que queda en pie del número tres de la calle les caiga o sobre sus viviendas o sobre sus cabezas. O sobre la de cualquiera que pase, ya que, aseguran, la Placeta es zona de paso casi obligada para los turistas que van desde la cercana Iglesia de El Salvador hasta otros lugares emblemáticos del barrio declarado Patrimonio de la Humanidad.

Ya en enero, aseguran los vecinos, parte de la vivienda se derrumbó sobre el número cinco de la misma calle. La caída del material sobre la calle y la otra vivienda hizo que la Policía Local mantuviera la calle cortada durante un par de días. En ese momento, los bomberos que acudieron a desescombrar lo derrumbado aseguraron a los vecinos que el resto del número tres corría riesgo inminente de venirse abajo. "Si caían dos o tres lluvias, dijeron que se podía terminar de derrumbar", aseguran. Ante tal información y preocupados por lo que pudiera ocurrir, se pusieron en contacto con el Ayuntamiento de Granada, que envió a varios de sus técnicos para que corroborasen lo afirmado por los bomberos y tomase las medidas oportunas.

Sin embargo, afirman los vecinos, los responsables municipales que realizaron la visita al inmueble defendieron que el edificio no estaba en ruina y que no tenían por qué preocuparse. "Una vecina llamó a los bomberos después de que vinieran los técnicos para contarles lo que habían dicho y ellos le reiteraron que aquella casa había que derruirla ladrillo a ladrillo, que no se podía hacer de otra forma porque se vendría abajo", aseguró una albaicinera, preocupada por que la casa termine por caerse sobre la estrecha calleja o sobre otra vivienda.

La parte de la casa del número tres derrumbada en enero ha sido sustituida con bloques de cemento "pero el resto de la vivienda está igual que cuando se cayó". Es más, según afirmaron los vecinos, la casa está "totalmente apuntalada por dentro". Incluso durante un tiempo tuvo colgado un cartel que anunciaba la venta del inmueble.

La disparidad de criterios entre los bomberos y los técnicos del Ayuntamiento no tranquilizó demasiado a los vecinos de la zona. Una de ellos afirmaba ayer que desde que se derrumbó parte de la fachada dejó de pasar por esa calleja y prefiere dar un rodeo por lo que pudiera pasar. Además, señalaba que la Placeta del Abad es prácticamente paso natural desde la Plaza del Salvador al Mirador de San Nicolás, por lo que es una zona bastante transitada especialmente por los turistas que visitan el barrio.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios