Una alternativa para los grandes quemados

  • Hasta la fecha estos pacientes carecían de opciones Un segundo afectado, a la espera del cultivo de piel.

El éxito del primer trasplante de piel mediante un cultivo del tejido de la propia paciente abre la puerta a una nueva alternativa terapéutica para los grandes quemados, personas que sufren quemaduras que superan el 60% o 65% de la superficie corporal y que, hasta la fecha, carecían de opciones. "Hasta ahora estos pacientes recibían cuidados paliativos", explica la doctora Purificación Gacto, coordinadora de la Unidad de Quemados del Hospital Virgen del Rocío, donde se ha tratado al primer caso. Es una mujer joven que sufrió, durante un incendio, quemaduras en el 70% del cuerpo (cuello, tórax, abdomen, espalda, piernas y brazos).

La paciente permaneció un mes en la Unidad de Cuidados Intensivos en el Hospital Virgen del Rocío tras sufrir graves quemaduras y problemas severos ocasionados por la inhalación de humos. Su delicada situación requirió que permaneciera intubada durante varias semanas. Tras el trasplante esta mujer se recupera de manera favorable y es previsible que en el plazo de tres o cuatro semanas reciba el alta.

Durante el proceso la paciente fue intervenida en varias ocasiones. "En la primera intervención trasplantamos piel procedente de donante cadáver; es una piel temporal mientras se producía el cultivo de su propia piel", explica la doctora Gacto.

Mediante una biopsia de 2x2 centímetros de piel extraída a la paciente "se ha logrado cultivar 5.900 centímetros cuadrados de piel, que han permitido cubrir las quemaduras", añade la especialista.

El trasplante de la piel cultivada se realizó en dos sesiones de quirófano, los días 1 de junio y 21 de junio, en el Hospital Virgen del Rocío. "La primera sesión transcurrió durante tres horas. En esta cirugía trasplantamos la mayor parte de la piel; y la segunda sesión transcurrió durante hora y media, durante las que colocamos las láminas de piel restante", añade la doctora Gacto.

Los doctores Alfonso Solozano, cirujano plástico, y Jesús Carvajal, especialista en Cuidados Intensivos, junto a un equipo de enfermería y de auxiliares, han participado en todo el proceso. La coordinadora de la Unidad de Quemados destacó ayer el trabajo de su equipo.

La Unidad de Quemados del Hospital Virgen del Rocío es de referencia regional para el tratamiento de grandes quemados, donde son atendidos los casos procedentes de Andalucía, Ceuta, Melilla, Canarias y parte de Extremadura. Este equipo también suele recibir pacientes procedentes África y de la costa Atlántica. Cada año este equipo trata a unos 190 pacientes.

Ante quemaduras extensas, los cirujanos plásticos suelen utilizar piel del propio paciente para proceder al trasplante. El problema surge antes casos en los que la extensión de las quemaduras impide a los cirujanos extraer capas finas de la propia piel sana del paciente para cubrir las heridas. Se trata de quemaduras muy graves que suelen tener un pronóstico nefasto.

"La gran aportación en este caso ha sido el cultivo de piel, con las mismas garantías que se exigen a los medicamentos, y con más calidad del tejido, que es más duradero y flexible", considera la especialista.

Con el éxito de este primer trasplante con tejido cultivado, los grandes quemados tienen una nueva vía para superar graves heridas. "La mortalidad de los grandes quemados es muy alta y depende de muchos factores, entre ellos la edad", asevera la doctora Gacto. La juventud de la primera paciente sometida a este trasplante ha favorecido su evolución.

Un segundo paciente permanece en el Hospital Virgen del Rocío a la espera de que culmine el cultivo de piel para ser sometido también al trasplante de su propio tejido cultivado. Los cirujanos ya han procedido a realizar la biopsia y permanecen a la espera para realizar esta segunda intervención.

Las grandes quemaduras son consideradas como los traumas más graves que puede sufrir un ser humano y suelen estar asociadas a otras lesiones, como politraumatismos o problemas viscerales. La mayoría de estas quemaduras son causadas en accidentes domésticos, laborales o de tráfico. La fabricación de piel se perfila como una nueva vía para mejorar el pronóstico de estos casos, que tienen una alta mortalidad.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios