El número de alumnos extranjeros se multiplica por cinco en la última década

  • Tras un descenso en 2009, los estudiantes foráneos vuelven a aumentar en 2012 · La mayoría son de Marruecos y Rumanía · El 82% se matricula en centros públicos y el resto en los concertados

Excepto un leve descenso registrado en 2009, prácticamente el número de estudiantes foráneos no ha dejado de aumentar en Granada en la última década. Concretamente se ha multiplicado por cinco: de 1.788 alumnos matriculados en el curso 2001-02 a 8.907 inscritos en 2011-12.

La crisis económica no ha provocado un éxodo de los escolares extranjeros, como se estimó en un primer momento cuando estalló la burbuja inmobiliaria, pues apenas un centenar de ellos abandonaron las aulas hace tres años.

Desde entonces, según los datos del Ministerio de Educación, el ascenso ha vuelto a ser continuado. Hasta 2008, en las aulas granadinas se matriculaban cada curso un millar de alumnos extranjeros nuevos, con el mayor incremento registrado entre el curso 2006-07 y el de 2007-08, cuando se inscribieron 1.224 escolares foráneos más.

Hay que tener en cuenta que en esta última década se han concentrado los años de gran crecimiento económico, pero también los del inicio y recrudecimiento de la crisis. En el curso 2009-10 se tocó techo, con 8.945 alumnos extranjeros presentes en los centros educativos de la provincia; en 2010-11 vino el descenso, pero sólo de 114 escolares; y el pasado curso se volvió a contabiliar una subida con 76 alumnos más.

La evolución del peso de la población extranjera en el censo de la provincia tiene un fiel reflejo en la composición de las aulas, sobre todo en las de la red pública. El 82% recibe su educación reglada en los centros públicos, cuatro puntos más que hace una década, cuando el reparto era del 78% en la Pública y 22% en la privada-concertada.

Por nacionalidades, Marruecos es el país de origen de la mayor parte de los alumnos, seguido de Rumanía, Reino Unido, Ecuador y Colombia, que también cuenta con una gran presencia de estudiantes en colegios e institutos. Bolivia, China y Argentina se encuentran también entre las nacionalidades más frecuentes en las aulas de los centros granadinos, según los datos del Ministerio de Educación. Los países de la Unión Europea también están presentes, pero con menos peso que los de América del Sur o el norte de África.

La presencia de alumnos extranjeros europeos se ha mantenido estable durante toda la década, con una media de casi 3.000 escolares por curso en Granada; pero la crisis no ha frenado la llegada de estudiantes africanos y asiáticos, pues han pasado de 1.600 a 2.300 los primeros, y de 276 a 492 los segundos en los últimos cuatro años. Los sudamericanos en cambio sí han retornado a su países con el agravamiento de la crisis económica, casi 400 alumnos menos entre 2008 y 2012, con un total de 2.500 estudiantes en estos momentos.

Para aquellos alumnos que tienen dificultades con el castellano, la Consejería de Educación habilita cada curso las denominadas Aulas Temporales de Adaptación Lingüística (ATAL). Con estos espacios, la Junta intenta que los alumnos extranjeros no pierdan el rimo normal de las clases por culpa del idioma.

Son horas de apoyo que se suelen prolongar durante el primer trimestre del curso, donde los estudiantes aprenden castellano así como aspectos funcionales del lenguaje y de la cultura e historia de España.

Existen dos tipos diferentes de aulas, en función del número de usuarios extranjeros. Las que se instalan en los centros a tiempo completo y las de carácter itinerante, a las que se tienen que desplazar los profesores para atender varios colegios de una misma zona o localidad.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios