Las bajas laborales se 'estiran' hasta 2 y 3 meses ante el temor al despido

  • Las mutuas refuerzan los controles médicos realizados a los trabajadores para evitar fraudes en los partes médicos

Cuatro de cada diez ciudadanos tienen miedo a quedarse en paro, según la última encuesta del Centro de Investigaciones Sociológicas, y algunos de ellos urden artimañas para evitar que sus peores presunciones se hagan realidad. Así, muchos trabajadores encuentran en la baja laboral la única salida para mantener un salario mensual en tiempos de crisis, ya que si no son renovados mientras se encuentran convalecientes reciben una paga por parte de la mutua.

Por ello, los empleados granadinos están alargando los periodos de convalecencia entre dos y tres meses, según informa Ibermutuamur, una de las mutuas con mayor cobertura en la provincia. "Si antes las bajas laborales duraban un mes, ahora están llegando a los tres meses de media", según explica la directora de Promoción en Granada de la compañía mutual, Gloria Mercadal, quien apostilla que existen auténticos "profesionales de la baja".

Además, el porcentaje de trabajadores asociados a la empresa (de los 45.000 con que cuenta Ibermutuamur en Granada) que se encuentran de baja ha crecido respecto al año pasado, situándose en el 2,5% del total, a pesar de que la crisis económica ha reducido el número de trabajadores asociados por la reducción de plantillas de las empresas.

Por ello, la mutua de accidentes laborales ha incrementado el control a los empleados: "Estamos citando a los trabajadores dos veces al mes para evitar fraudes, mientras que antes las revisiones eran mensuales", comenta Mercadal.

Y es que detectar irregularidades en las bajas laborales es bastante complicado, dada la normativa existente. "Sólo los médicos de cabecera de los trabajadores están autorizados a dar el alta y la baja a los empleados", explica la responsable de Ibermutuamur, de modo que las mutuas se tienen que limitar a realizar controles médicos -a partir del plazo legal de los 16 días desde la concesión de la baja- para corroborar la decisión del facultativo. "En caso de contradicción entre el parte médico del trabajador y el realizado por la mutua, avisamos a la Inspección Médica para que, en su caso, el Tribunal Médico decida si la persona está en condiciones o no de reincorporarse al trabajo", añade Mercadal. Ahora bien, la detección de un fraude no conlleva sanción para el médico ni para el empleado.

Mientras, las mutuas asumen los gastos de la baja de los parados y los empresarios sólo pueden conocer si el trabajador cuenta con la baja médica y si se está sometiendo al control de la mutua, de modo que el facultativo que trata al empleado o la enfermedad que padece son confidenciales. De ahí que muchas empresas hayan optado por contratar detectives privados para conocer el verdadero estado de salud de los trabajadores.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios