Una bienvenida de lo más cosmopolita

  • La Universidad de Granada recibió a los estudiantes extranjeros que llegan a sus aulas · Jóvenes de todas las nacionalidades llenan la ciudad de energía e ilusión con sus ganas de aprender

Comentarios 1

Para que la estancia de los estudiantes extranjeros no sea como la que se viven en otras muchas ciudades del mundo, en las que irse de Erasmus es una auténtica aventura, la Universidad de Granada ofreció ayer unas jornadas de recepción a los nuevos alumnos en el Aula Magna de la Facultad de Ciencias.

En ellas se les explica -primero en español y después en inglés- toda la información útil sobre su estancia (cómo encontrar alojamiento, qué hacer si se ponen enfermos...), actividades culturales que organiza la Universidad o los diferentes servicios que ofrece la propia institución a todos sus estudiantes.

Granada es el destino preferido de los alumnos europeos de intercambio. La UGR goza de un gran prestigio internacional gracias a sus programas académicos modernos, de calidad y con una clara vocación internacional. A esto hay que unirle el propio ambiente de la ciudad, una mezcla cultural e histórica con un carácter acogedor y eminentemente estudiantil.

Yuri Suzuki es de Osaka y tiene 22 años. Quiere ser profesora de español para enseñar el idioma en el país del sol naciente o a los extranjeros que vienen a España, de ahí que esté estudiando Filología Hispánica. ¿Por qué una japonesa quiere estudiar español? "Porque me gusta el sonido, aunque la gramática es muy difícil, hablarlo resulta más fácil que el inglés".

No es la primera vez que Yuri está en España. Antes visitó Salamanca, dónde residió durante un mes, y otras ciudades de la Península, pero gracias a un intercambio con su Universidad en Osaka, Yuri lleva tres semanas en Granada y se quedará durante todo un año. Lo que más le gusta de la ciudad "¡son las tapas!" y "la tranquilidad de una ciudad pequeña" en la que el ritmo de vida "es mejor que el de una gran ciudad en la que la gente va con mucha prisa y sin mirar a la gente que va por la calle".

Guido Venturino y Luca Artico son dos amigos italianos de Udine de 21 y 20 años de edad respectivamente. Ambos estudian Filosofía y llegaron a Granada el viernes pasado para quedarse en la ciudad los próximos nueve meses. Aman España y su única preocupación es encontrar piso. Aunque han cogido siete asignaturas no creen que vayan a examinarse de todas. Eso sí, ya han tenido la oportunidad de disfrutar de la noche granadina. Tienen la ventaja de que "la lengua es muy parecida y hemos entendido todo lo que han dicho en el aula". Escogieron concretamente Granada porque "es una ciudad universitaria con muchos estudiantes y además es barata".

María Kalinina llega desde la fría Rusia gracias al protocolo de intercambio de su Universidad. Nació hace 19 años en Izhevsk y estudia Filología Eslava (lo que en su país es Filología Rusa). Llegó hace tres días para quedarse hasta el 14 de febrero. A pesar de su reciente llegada, ya ha estado en el Albaicín, y según cuenta le "encanta España y la gente. Además necesito el intercambio cultural para mi profesión". Va a realizar unas prácticas, porque a pesar de su juventud, ya es profesora en una escuela de verano en su país y en la facultad. "Quiero organizar clases de ruso utilizando el teatro como metodología para el aprendizaje del idioma".

Fabio Rodríguez tiene 20 años y viene desde Faro, Portugal. Estudia Traducción e Interpretación y también está buscando piso. Se quedará los próximos seis meses, y Granada le ha sorprendido porque "pensé que era más pequeña, por las tapas y por la vida nocturna".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios