La capital descarta que la futura red de autobuses aumente la polución

  • El Ayuntamiento trabaja para reducir la emisiones de gases invernadero en torno a un 40% en 2030

Si todo sale según lo previsto el Ayuntamiento de Granada reordenará el sistema de autobuses urbanos en el mes de abril. Una de las dudas que han surgido en torno a esta reforma del transporte es si aumentará la contaminación en el eje Palacio de Congresos Gran Vía donde hasta ahora la LAC era protagonista. En este sentido el concejal de Medio Ambiente, Miguel Ángel Fernández Madrid destacó ayer que según los datos que disponen en el área "el transporte público no parece que sea el gran problema para la calidad del aire en Granada".

De hecho, a juicio del edil el tráfico sería el principal causante de las emisiones de dióxido de carbono especialmente como consecuencia de los desplazamientos masivos entre la capital y los municipios del Área Metropolitana. "Defender que va a aumentar la contaminación por este cambio es como pensar que el aire es estanco y únicamente circula por Gran Vía", dijo el concejal quien recordó que los peores niveles de contaminación de la ciudad se registran en las estaciones de la zona Norte y en Armilla.

El edil ofreció ayer una rueda de prensa con motivo del Día Mundial de la Eficiencia Energética para anunciar que Granada está cumpliendo con creces los deberes en materia de reducción de la contaminación del aire. Según explicó Fernández Madrid la capital ha logrado reducir el 28% del dióxido de carbono atendiendo al inventario de emisiones de gases de 2017. Así, la capital ha cumplido con su compromiso de reducir en un 20% estas emisiones antes de la fecha prevista (2020).

El edil remarcó que Granada avanza "segura" en su apuesta por mejorar el medio ambiente , gracias al compromiso "serio" del equipo de gobierno, que ha impulsado entre otras medidas el II Pacto de Alcaldes por el Clima y las Energía Sostenible.

El inventario de emisiones, que indica el nivel actual de consumo energético final y las emisiones de CO2, refleja que Granada ha reducido un 28,5% las emisiones de C02 con lo que cumple con la exigencia del I Pacto de Alcaldes por el Clima y la Energía Sostenible, que fijaba una disminución de gases de efecto invernadero de un 20% hasta 2020, y trabaja ya en cumplir el II Pacto de alcaldes que establece una reducción del 40% para 2030.

Se trata de uno de los compromisos adoptados por el alcalde de Granada, Francisco Cuenca, quien en noviembre del pasado año suscribió el II Plan de Alcaldes por el Clima y la Energía Sostenible, por el que la ciudad se compromete, además, a consumir un 27% de energía procedente de fuentes renovables y a incorporar un ahorro energético del 27%.

En el marco de esta celebración, el concejal recordó que el equipo de gobierno, ante el diagnóstico de la calidad del aire que fija el mayor nivel de contaminación en la zona de la Circunvalación, ha propuesto medidas como la solicitud al Ministerio de Fomento de reducir la velocidad a 90 kilómetros hora en esta vía.

Asimismo, el edil destacó durante la presentación del inventario que la ciudad cumple con sus obligaciones medioambientales gracias a su apuesta por incorporar, "a través de programas y proyectos municipales de sensibilización ciudadana sobre el uso que se le dan a las energías".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios