Una joven compra con hachís un portátil robado por un menor

  • La Guardia Civil le acusa de un delito contra la salud pública y otro de recepcionar mercancía robada

La Guardia Civil ha detenido en La Rábita, en el municipio granadino de Albuñol, a una joven de 25 años de edad por un presunto delito contra la salud pública y por otro de receptación de objetos procedentes de robo, después de que comprara a una menor de 15 años un ordenador portátil que había robado unos días antes y cuyo precio fue nada más y nada menos que una bellota de hachís.

Esta actuación de la Guardia Civil de Granada se ha producido después de que se investigara el hurto en el instituto de enseñanza secundaria de esa localidad de dos ordenadores portátiles de los que la Junta de Andalucía había entregado a los alumnos del centro educativo.

Así, durante la investigación, los agentes descubrieron que el presunto autor de sendos hurtos era un menor de 15 años.

Los guardias civiles que han llevado a cabo la investigación también descubrieron que uno de estos ordenadores había sido vendido a una vecina de La Rábita a cambio de droga.

La joven ha sido puesta a disposición del juzgado de guardia de Motril y el menor a disposición de la Fiscalía de Menores de Granada.

Por otra parte, en la vecina localidad de Albondón, la Guardia Civil ha descubierto una pequeña plantación de cannabis sativa en los aledaños de una vivienda.

Los agentes de la Benemérita preguntaron a la propietaria de la vivienda por las nueve plantas de cannabis descubiertas y ésta reconoció que eran de su compañero sentimental y que las cultivaba para su propio consumo.

Los agentes intervinieron las mencionadas plantas e imputaron al propietario de la plantación por un presunto delito contra la salud pública por cultivo de droga.

La Guardia Civil también ha localizado en el patio de una vivienda abandonada de un conocido barrio de la localidad de Pinos Puente al que los agentes sólo pueden acceder a pie, una plantación de cannabis sativa gracias a la colaboración ciudadana.

Tras acceder al precitado barrio los agentes del puesto de Pinos Puente localizaron las treinta plantas de cannabis gracias al olor que éstas desprendían.

La Guardia Civil está tratando ahora de averiguar quien era el propietario de la plantación, por lo que la investigación sigue abierta a la espera de obtener nuevos resultados.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios