La crisis financiera frenará en 2008 la concesión de créditos

  • El director general de Caja Rural aseguró que la contracción de los préstamos es consecuencia de la actual coyuntura

La actual situación económica, en la que se une la incertidumbre de los consumidores con la crisis del sistema financiero, tendrá en 2008 una consecuencia que, a juicio del director general de Caja Rural de Granada, Dimas Rodríguez Rute, resultará inevitable. La concesión de créditos por parte de las entidades financieras, según el director de la cooperativa de crédito, "se reducirá en términos relativos -y de forma considerable- a lo largo de 2008".

Durante la presentación del Boletín de Coyuntura Económica que semestralmente elabora la entidad, Rodríguez Rute explicó que el año que viene la tasa de crecimiento de los créditos concedidos no sólo por Caja Rural, sino también por el resto de las entidades financieras que operan en Granada, se verá drásticamente reducida.

"Durante los últimos años hemos estado registrando tasas de crecimiento de entre el 35 y el 38 por ciento. Probablemente el año que viene registraremos una tasa de crecimiento de los créditos inferior al 10 por ciento o incluso por debajo de esta cifra", afirmó el director general de Caja Rural. Esto significa que, aunque en términos absolutos los créditos concedidos por los bancos, las cajas de ahorros y las cooperativas de crédito seguirán creciendo, lo harán a un ritmo mucho menor.

¿Hasta cuándo? Según Dimas Rodríguez Rute, la situación no se normalizará hasta que "se clarifique la situación económica internacional" y las entidades españolas recuperen la financiación extranjera, que en este momento "está cortada" por la incertidumbre económica y por la exposición de los bancos y cajas al mundo inmobiliario.

El director general de Caja Rural indicó que la reducción de la concesión de créditos no sólo afectará al crecimiento de la actividad de la entidades financieras, sino que también impactará, de una forma u otra, en la economía real de la provincia.

De hecho, según refleja el Boletín de Coyuntura Económica realizado por la entidad, la crisis financiera ya ha empezado a dejarse notar en los principales indicadores económicos de Granada. Uno de los encargados de realizar el informe, el catedrático de Economía Aplicada de la Universidad de Granada Miguel González, aseguró que las variables reflejadas en el boletín no hacen más que constatar que la actual es "una época de incertidumbre". Según el catedrático, el hecho de que algunas magnitudes, como las viviendas iniciadas y terminadas en la provincia -que en el último año han crecido un 72,1 y un 24,8 por ciento, respectivamente- arrojen resultados muy positivos, mientras que otras, como la venta total de cemento -que ha caído un 7,5 por ciento-, han descendido de forma considerable, demuestra el "desconcierto" de los sectores económicos y los efectos "de la deteriorada situación del mercado económico exterior" en las economías regionales y provinciales.

Con todo, el catedrático insistió en que, puesto que las principales variables económicas de la provincia, de Andalucía y de España aún arrojan resultados positivos, "es muy prematuro hablar de crisis económica", a pesar de que las previsiones para el próximo año son poco optimistas. Miguel González señaló que, "aunque aún no se sepa cómo", la situación financiera internacional "acabará afectando", con toda seguridad, a la provincia. Y lo ideal, señaló, es que se traduzca en un "aterrizaje suave" de la economía.

El presidente de la Fundación Caja Rural de Granada, Antonio Ruiz Rejón, explicó, al hilo de las declaraciones del catedrático, que "ha llegado el momento de los gestores, que son los que tendrán que encargarse de que la crisis financiera no se traduzca en una crisis económica" que afecte al resto de la sociedad.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios