El despido de 13 trabajadores motiva un encierro en Portinox

Junto al prolongado conflicto por el convenio colectivo del metal, los trabajadores y patronal de Portinox se enfrentan ahora a nuevas discrepancias laborales, motivadas en esta ocasión, por el despido por parte de la empresa de 13 trabajadores.

Como repulsa a esta actuación empresarial, los 17 miembros del comité de empresa de Portinox -una de las fábricas más importantes en el sector metalúrgico de la provincia- llevaron a cabo ayer un encierro desde las 07:00 horas hasta última hora de la noche, protesta que se repetirá de forma ininterrumpida desde el próximo lunes hasta el viernes siguiente. Asimismo, los sindicatos han convocado para el próximo miércoles un paro laboral de una hora para todos los trabajadores, que irá ampliándose en caso de no llegar a un acuerdo.

"Las causas de los despidos es lo que más nos ha sorprendido", aseguró el presidente del comité, Juan Serrano (UGT), quien explicó que el motivo de uno de los despidos fue que sobrepasó el límite de tiempo de descanso; otros tres fueron echados por absentismo -cuando las bajas laborales estaban motivadas en "las condiciones precarias del trabajo"-; y el resto no siguen en sus puestos por "no cumplir el perfil, después de llevar entre siete y ocho años en la empresa".

Por su parte, el gerente de Portinox, Carlos Infanzón, mostró su respeto hacia el derecho a huelga de los trabajadores, si bien alegó que, del mismo modo, la empresa dispone del "derecho a garantizar el futuro de la fábrica y decidir qué personas son las menos idóneas para alcanzar los objetivos". En este sentido, Infanzón aseguró que, concretamente, uno de los despedidos, descansaba entre tres y cuatro horas de las ocho que debería trabajar. "Estas personas no deben permanecer en la empresa y deben salir cueste lo que cueste", añadió.

No obstante, los representantes sindicales de los trabajadores insisten en que los despidos de los empleados -diez fijos discontinuos, un fijo y dos eventuales- se han realizado "a dedo", según señaló uno de los miembros del comité, Manuel Sánchez (CCOO). "Nos hemos sentado con la dirección pero no da marcha atrás", lamentó el delegado sindical. "Si necesita una reducción de plantilla por las actuales circunstancias, deberíamos habernos sentado patronal y comité y haber empezado despidiendo a las personas que están en condiciones de prejubilarse", apostilló Serrano.

En este sentido, el presidente del comité de empresa recordó que incluso se había planteado a la dirección de la empresa crear un reglamento de las sanciones para concretar quién está incumpliendo realmente las condiciones laborales y, por tanto, debe ser despedido.

Pese a todo, la parte social y la empresarial esperan llegar a una solución lo más rápido posible. "El clima no es de conflicto; es de discrepancia", matizó el gerente de Portinox.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios