Nueve detenidos con trece sacos llenos de fruta

  • Los arrestos se produjeron en Motril y Granada en la llamada operación Chirimoya

El Cuerpo Nacional de Policía ha detenido a nueve personas, cuatro en Motril y cinco en Granada, por su participación en la sustracción de chirimoyas, aguacates y limones en la Costa Tropical

Los hechos, informaron fuentes de la Policía Nacional, se produjeron durante el puente de la Constitución, en una finca de Motril. Un ciudadano alertó al 091 de Motril de que había un vehículo estacionado que le infundía sospechas en un paraje agrícola. Gracias a estas indicaciones, las patrullas del Cuerpo Nacional de Policía que se encontraban en zona rural llevando a cabo el dispositivo policial enmarcado dentro de la operación Chirimoya, localizaron la finca "de forma muy rápida", lo que permitió la detención de los autores in fraganti, cuatro miembros de una misma familia, que intentaron huir sin conseguirlo. Los agentes comprobaron que "ya tenían preparados cuatro sacos perfectamente atados conteniendo un peso total de 161 kilogramos de chirimoyas de la variedad Fino de Jete, y en la inspección del vehículo que tenían estacionado en las proximidades se hallaron varios sacos vacíos y cuerdas de las mismas características".

Posteriormente desde las comisarías de Motril y Granada intercambiaron informaciones sobre "otro grupo de personas que iban a bordo de una furgoneta en dirección a Granada y que al parecer se habían desplazado desde Motril para sustraer fruta". La Policía Nacional estableció "un discreto dispositivo policial" en la Circunvalación con el que consiguieron interceptar la furgoneta donde iban cinco personas, una de ellas menor, por lo que fueron detenidos. En la inspección del vehículo se localizaron doce sacos de chirimoyas, aguacates y limones. "Toda la fruta fue entregada a sus legítimos propietarios, a excepción de los dos sacos de limones que fueron entregados a una asociación benéfica, antes la imposibilidad de localizar a sus propietarios", afirmaba el comunicado policial.

Las detenciones se enmarcan dentro de la operación Chirimoya, un dispositivo especial establecido por la Comisaría de Motril, con el fin de mitigar los robos de productos hortofrutícolas durante la campaña de recolección. La operación implica a todas las brigadas de la Comisaría motrileña "para dar un tratamiento multidisciplinar a las sustracciones de frutos, actuando tanto en la prevención como en la represión, tratando de esta forma de dar respuesta a las demandas planteadas por las asociaciones de agricultores de la zona".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios