Cinco empresas de la construcción han cerrado en lo que va de mes

  • Sólo en abril, CCOO lleva atendidas a 200 personas que han pasado a estar en el paro por el cierre de sus empresas · Una media de unos 50 obreros son despedidos al mes

Desaceleración, reajuste o crisis. El término da igual porque el que era el sector que prácticamente tiraba de la economía de la provincia, el de la construcción, mira ahora con bastante recelo al futuro y las consecuencias son evidentes. Sólo en lo que va de mes de abril cinco empresas del Área Metropolitana han decidido echar el cierre, dejando en la calle a unos 200 trabajadores. No todas las empresas son constructoras, advierten desde CCOO, pero los desempleados cuentan igual en las listas del paro.

Según el responsable de la Federación de Construcción, Madera y Afines, Fecoma, de Comisiones Obreras, Francisco Quirós, esas cinco empresas han "intentado engañar" a los trabajadores anunciando que aplicaban expedientes de regulación de empleo cuando, en opinión de CCOO, lo que estaban llevando a cabo eran "despidos improcedentes" de los que los obreros eran "víctimas", hecho que Quirós calificó de "muy grave". "No vale que la promotora diga que no tiene dinero porque no vende viviendas, una empresa debe tener liquidez para poder pagar a sus trabajadores", criticó ayer Quirós. Los servicios jurídicos del sindicato trabajan en estos casos de "despidos de plantillas completas".

Esta "situación de incertidumbre", como la definió el responsable de Fecoma de CCOO, está dando más trabajo del que debiera a esos servicios jurídicos. Quirós aseguró que unos 50 trabajadores del sector al mes se acercan al edificio de los sindicatos a buscar asesoramiento porque han pasado a estar en paro. Según los cálculos de CCOO, comparando la cifra de ocupados en la construcción de diciembre de 2007 a la de marzo de 2008, el resultado es que 7.000 personas que, durante los tres primeros meses del año, han visto cómo el sector los dejaba en paro en Granada. Concretamente, de 55.000 empleados granadinos en la construcción han pasado a 48.000 en el tercer mes del año. Además, explicó Quirós, la situación de la construcción ha afectado especialmente a la mano de obra extranjera.

La falta de compradores, unido a la bajada de las ventas de las promociones en marcha que aún mantienen a sus cuadrillas de obreros, sumado a la falta de financiación, hace que también se esté produciendo otra consecuencia que deriva, dijo el responsable de Fecoma de CCOO, en "precariedad laboral". Según el convenio del sector, los pagos de las nóminas a los trabajadores debe producirse en los primeros cinco días hábiles del mes. La realidad de muchas empresas es que están empezando a abonar las nóminas en 15 o 20 días hábiles, alegando falta de liquidez y causando no poca incertidumbre entre sus empleados.

Además, muchos trabajadores de la construcción no están percibiendo el aumento en sus nóminas que les corresponde desde el pasado 5 de marzo, cuando se firmaron las tablas salariales, un gasto "importante" para el sector. La desviación del IPC ha hecho que a cada trabajador se le tenga que abonar entre 500 y 600 euros de atrasos, además de la subida propia de 2008, cifrada en 200 euros por trabajador. Quirós manifestó ayer "serias dudas de que se afronten esos pagos".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios