La familia Guerrero estudia nuevas fórmulas para mantener el legado

  • La implicación de la Junta rebaja la tensión entre el Ayuntamiento y la Diputación y reactiva la negociación · Tony Guerrero confía en que del conflicto salga "una institución sólida" que promueva el espíritu de su padre

Comentarios 2

Las largas negociaciones que durante un año han mantenido la Diputación y la familia Guerrero para decidir el futuro del centro de la calle Oficios llegan a un nuevo cauce. La implicación de la Junta y del Ayuntamiento han rebajado la tensión de los últimos días.

"Esperanzado" en que "todo se solucione", el hijo del pintor granadino, Tony Guerrero, reconoció, en declaraciones a Granada Hoy, que hay "movimientos para mantener el legado" del pintor en su ciudad natal, "después de que la Junta y Ayuntamiento hayan expresado su deseo de involucrarse y de tratar de salvaguardar el centro". Esta última administración ofreció a la familia tres salas del Manuel de Falla para albergar los fondos del artista, una opción "rechazada pero que la familia ha agradecido mucho", según señala el edil de Cultura, Juan García Montero.

El objetivo de los herederos es "que de este conflicto salga finalmente una institución sólida y con autonomía para promover el espíritu de mi padre y su herencia artística". Y en este sentido, Tony Guerrero se siente "optimista" al creer que se podrá "crear una fundación sólida, fuerte y viva en el futuro".

Y eso que la destitución de la directora del Centro Guerrero hace poco más de una semana le sentó como un jarro de agua fría. Según explica, el cese no le fue comunicado por la Diputación a la familia, que siempre ha sido firme defensora de la valía de la responsable. Hasta el punto de que en el escrito con el que hace nueve días los herederos dejaron por el momento excluida la posibilidad de acuerdo alguno con la Diputación, agradecieron especialmente la labor de Yolanda Romero, "ya que para la familia buena parte del éxito cosechado por el centro hasta la fecha es mérito suyo".

Los herederos, que se habían enterado del cese de la responsable "indirectamente", aún siguen sorprendidos por la decisión del ente provincial y no entienden los motivos por la que se ha llevado a cabo. "No nos comunicaron el despido. No comprendo el razonamiento de la Diputación porque el trabajo de Yolanda Romero ha sido absolutamente clave. Ha sido la directora del centro durante estos diez años y este tipo de acciones no puede llevar a un futuro positivo porque no comprendo esta postura", aseguró ayer Tony Guerrero, hijo del artista.

Aunque la Diputación se refiere al cese de Romero como "una nueva adscripción de funciones" porque "nunca existió una plaza de directora al frente del Guerrero, Tony prefiere "no perder el tiempo en definiciones": "No entiendo qué es lo que trata de decir la Diputación con esa interpretación. Yolanda ha sido la directora del centro y ha sido fantástica llevando la programación".

Además, desmiente que la supuesta convocatoria de la plaza de dirección fuera a ser convocada en septiembre, tal y como aseguró a este periódico el director del área de Cultura de la Diputación, Jorge López. Así, aunque este afirmó que este asunto "nunca fue motivo de litigio con la familia", Tony Guerrero asegura que "nunca se llegó a un acuerdo sobre este asunto".

A pesar de este ya largo rosario de desencuentros, el hijo de José Guerrero valora que la Diputación haya aplazado la fecha para decidir el futuro del centro, al no llevar a cabo el ultimátum dado por la diputada de Cultura, Asunción Pérez Cotarelo, de embalar y enviar los 60 cuadros a un almacén de Madrid el pasado miércoles, cuando expiró el plazo del ultimátum lanzado a la familia.

Así, ahora continúan las negociaciones que permitan planificar una futura fundación y el pasado miércoles, tras mantener una reunión en Madrid con los abogados de los herederos, la administración provincial les envió un "escrito aclaratorio" matizando algunos puntos de las dos propuestas ofrecidas: la creación de una fundación en la que la administración provincial tenga al menos el 51% de participación o la constitución de una fundación privada en la que la entidad pública se limitara a ofrecer el Centro José Guerrero y alguna aportación económica puntual. Por ello, Tony Guerrero se mostró "agradecido por que no se haya llevado a cabo la evacuación de la obra de mi padre".

Respecto a la posibilidad de que la familia exija que Yolanda Romero siga al frente del centro, rehusó hacer comentario alguno, si bien insistió en que "apreciamos muchísimo su labor como directora del Centro Guerrero en estos diez años y no comprendemos por qué se le ha hecho esto".

Por último, Tony Guerrero agradeció "la actitud de quienes han escrito artículos, de los estudiantes y los participantes en el blog" de la Plataforma por el Centro Guerrero. "Esto ha sido un gran apoyo y creo que es parte del proceso democrático de expresar lo que uno siente, de destacar el valor de una institución cultural de expresar un deseo de que no se cierre el centro. Esto lo aprecio muchísimo y tengo esperanzas de que todo se solucione", manifestó.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios