El frío y la deshidratación causaron la muerte del inmigrante

  • Su cadáver llegó el sábado a Motril a bordo de una patera junto a otros 34 subsaharianos

El frío y la deshidratación son probablemente las causas del fallecimiento del inmigrante camerunés cuyo cadáver se encontraba en el interior de la patera que llegó ayer a la costa granadina y en la que viajaban 34 personas más. Todo apunta a que el joven Foso Stif Nienthieu, de 26 años, murió mientras estaba dormido y que su cuerpo no fue arrojado al mar por la negativa de su hermano pequeño, que también iba en la expedición.

Foso procedía de un pueblo de Camerún, era el mayor de los hermanos y cuidaba de ellos después de que sus padres fallecieran hace algo más de 20 años. Hace seis meses decidieron salir de Camerún con destino a Marruecos para viajar desde allí a Europa con el fin de iniciar una vida mejor, indicaron las fuentes citadas.

Según el relato del hermano menor de Foso, éste se encontraba "muy impaciente y nervioso" en los días previos a la salida, por lo que llevaba cerca de diez días comiendo muy poco. Las mismas fuentes han explicado que, aunque se desconoce el día en que embarcó la patera, se cree que lo hizo desde una playa situada entre Alhucemas y Nador, ya que de ahí salen la "inmensa mayoría" de embarcaciones de este tipo que llega a las costas de Granada o Almería.

La patera fue interceptada sobre las 11:30 horas del sábado a 18 millas al sur del cabo Sacratif de Motril, después de que sus integrantes telefonearan al 112 sobre las 9:30 horas alertando de que se encontraban a la deriva cerca de la costa granadina y de que en la embarcación llevaban un cadáver.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios