Dos días de luto oficial y capilla ardiente en el Ayuntamiento

  • Es el primer alcalde de la historia democrática de Granada que pierde la vida

Nada más conocer la noticia del fallecimiento de Díaz Berbel, el primer alcalde granadino de la época democrática que muere, el Ayuntamiento decretó dos días de luto oficial y ordenó que durante ese tiempo las banderas ondeen a media asta. Los actos oficiales que estaban previstos quedaron suspendidos.

La capilla ardiente con el cuerpo sin vida de Díaz Berbel se abrió poco después de las ocho de la tarde en el salón de plenos de la casa consistorial. El alcalde de Granada, José Torres Hurtado, ya había firmado por entonces el decreto que establece el luto oficial desde las 16:00 horas de ayer viernes hasta las 16:00 horas del domingo.

José Gabriel Díaz Berbel fue condecorado por el Ayuntamiento de Granada, junto con el resto de alcaldes de Granada, con la Medalla de Oro al Mérito de la ciudad con motivo de la celebración en 2004 del 25 aniversario de la constitución de los ayuntamientos democráticos.

Torres Hurtado trasladó a su familia el pésame en su nombre y en el de todos los granadinos y calificó a Díaz Berbel como un hombre fundamental en la historia de la democracia en Granada.

Una vez que el féretro abandonó la casa del que fuera regidor de Granada en el Albaicín custodiado por motoristas de la Policía Local, fue depositado en el Ayuntamiento, donde siguió escoltado por tres agentes municipales con el uniforme de gala. El ataúd estaba envuelto en una pequeña bandera de Granada y flanqueado por un crucifijo y un retrato al óleo de Díaz Berbel.

En la capilla ardiente permanecieron la viuda del fallecido, una de sus hijas, visiblemente afectada, y otro de sus hijos, Eugenio, al que la noticia de la muerte de su padre sorprendió en Málaga. El tercero de los vástagos de Díaz Berbel conoció la triste nueva en Madrid, y estaba previsto que llegase a la capital granadina durante la tarde de ayer.

En el salón de plenos de la capital, además de para familiares, se habilitó un espacio para autoridades, que no dejaron de pasar por la capilla ardiente desde que se habilitó hasta su cierre, a las 00:00 horas de ayer. Hasta el Ayuntamiento llegaron el presidente del PP, Sebastián Pérez; la secretaria general del PSOE de Granada, Teresa Jiménez; y otros alcaldes de la democracia granadina, como Jesús Quero, Antonio Jara y José Moratalla. Además, rindieron sus respetos al fallecido el que fuera concejal de Urbanismo del Ayuntamiento de Granada, Luis Gerardo García Royo; el teniente general jefe del Madoc, Francisco Puentes Zamora; y prácticamente todos los concejales elegidos el pasado 22M, incluidos Paco Cuencia y Francisco Puentedura.

La casa consistorial fue un auténtico ir y venir de personas que, además de dar el último adiós a uno de los regidores más emblemáticos de Granada, dejaron sentidos mensajes en el libro de honor del Ayuntamiento, habilitado a tal efecto. Entre ellos, se podían leer dedicatorias como "Me ha causado un gran dolor", "Siempre te recordaré" o "Adiós a una gran persona.

La capilla ardiente se reabrirá hoy a las 09:00 horas. A las 12:00 horas, el féretro será trasladado al cementerio de San José, donde se oficiará el funeral.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios