Un muerto y un joven en coma por combinar droga y alcohol

  • Otras dos personas fueron atendidas por intoxicación

Un hombre de 37 años ha muerto, un joven de 21 está en coma y otros dos han resultado intoxicados al combinar droga y alcohol en una fiesta que está siendo investigada y por la que una persona está en libertad bajo fianza acusada de los delitos de homicidio imprudente, contra la salud pública y lesiones.

Se cree que J.A.R.F., un drogadicto en tratamiento de desintoxicación de 37 años, saldó una deuda de 150 euros que tenía con uno de los miembros del grupo con metadona, aunque la Guardia Civil ha remitido las pastillas al Instituto de Toxicología de Sevilla para determinar su composición, ya que no se descarta que pudiera ser otro tipo de estupefaciente, informaron ayer fuentes de la investigación.

Los hechos ocurrieron en Los Yesos, un anejo de Sorvilán el pasado 4 de mayo, cuando estas cuatro personas ingirieron distintas cantidades de esa droga mezclada con alcohol, lo que tuvo consecuencias fatales para M.G., de 37 años, que falleció horas después en su domicilio.

Otro de los afectados, F.E., de 21 años, permanece desde entonces en coma en la UCI del Hospital Santa Ana de Motril, mientras que otras dos personas fueron atendidas por intoxicación.

Según informaba ayer el diario Ideal, el grupo de amigos ingirió las pastillas "en cantidades excesivas a modo de reto" pero "sin ser conscientes de la sustancia que era".

Uno de los trabajadores del restaurante donde estuvieron los jóvenes que resultaron afectados por combinar alcohol con drogas indicó ayer que el joven que falleció se marchó cerca de la 01:00 hora junto a otros dos amigos, que no resultaron afectados, cada uno a su casa, mientras que el joven que está en coma se fue con su novia a las 19:00. Apuntó que durante la tarde del domingo se fueron reuniendo un grupo de amigos, al menos siete que estuvieron sentados en la terraza del bar y que de vez en cuando entraban para pedir unas cervezas.

"Yo hablaba a veces con ellos y no sospechaba que pudiera pasar lo que pasó", indicó. "Al único que vi mal era al rumano, pero pensé que era por el alcohol. Cerramos a las 00:00 horas el bar, estuvimos hablando un rato y sobre la 00:45 horas cada uno se fue para su casas ". Aseguró que se llevó una gran sorpresa cuando le dijeron al día siguiente que se habían encontrado muerto en su casa a M.G., y que se habían llevado a F.E. al Hospital.

Por su parte el propietario del establecimiento , Santiago García, resaltó que los vio a las 23:00 horas fuera del bar, "había un grupo de gente que estaba haciendo el botellón, hable con ellos pero no los eché por que dos de los afectados eran familia mía".

El caso está siendo instruido por un Juzgado de la Costa Tropical.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios