El 90% de los pacientes operados de obesidad mórbida queda con sobrepeso

  • El servicio de Cirugía Bariátrica del Hospital Clínico tiene unas 90 personas en lista de espera para someterse a una operación por obesidad extrema · Los pacientes tienen que pasar muchos controles

La cirugía es la última esperanza para muchas personas diagnosticadas de obesidad mórbida que ven cómo las dietas, ejercicio y tratamientos médicos no consiguen eliminar el sobrepeso extremo y devolverles al peso ideal. Pero es una cirugía complicada, que requiere de muchos controles previos y, después, revisiones de por vida.

En la actualidad hay 90 granadinos en lista de espera para someterse a esta intervención en el servicio de Cirugía Bariátrica del Hospital Clínico. Aunque la operación está asociada popularmente a una reducción de estómago, se utilizan técnicas mixtas que incluyen también un by-pass gástrico, lo que mejora los resultados.

Los pacientes son remitidos a cirugía por la unidad de tratamiento de la obesidad, que ha realizado previamente todas las pruebas que confirman el problema endocrino y la falta de solución con otras técnicas. "El endocrino tiene que descartar que su obesidad no es asociada a otra patología, haber seguido un tratamiento, pasar por psicólogos y psiquiatras para descartar trastornos de la alimentación y comprobar que tiene una capacidad intelectual para entender en qué consiste la operación", explicó el médico de Cirugía General y Aparato Digestivo Sergio Delgado Carrasco, que definió la operación como "una herramienta útil para combatir hábitos dietéticos". Además, si engorda durante la espera de la intervención, se replantea la operación.

Con todo, la colaboración del paciente es fundamental para que, después, se consiga una reducción de peso adecuada, por lo que tiene que controlar su alimentación, hacer ejercicio y cambiar sus hábitos de vida. Aún así, "la mayoría no recupera el peso ideal. Se queda en sobrepeso tipo I, que consideramos un éxito". De hecho, entre el 80 y el 90 por ciento de los operados se queda en un índice de masa corporal (IMC) de entre 25 y 26,9, cuando lo ideal es de 23, estado que alcanza el diez por ciento restante.

Pese a todo, se cumple el objetivo básico de la cirugía, "que es devolver a este grupo de enfermos las expectativas de vida similares a las que tiene con su edad y características una persona no obesa", matizó Delgado. Porque la obesidad incrementa exponencialmente su riesgo de mortalidad prematura.

Las técnicas quirúrgicas más admitidas en la actualidad son las mixtas, que conllevan reducción de estómago y by-pass gástrico. Con la reducción se consigue una disminución en los alimentos que se ingieren y, por tanto, una sensación de saciedad precoz, mientras que con el by-pass se defuncionaliza parte del intestino para que absorba menos alimentos y eliminarlos por las heces. La ventaja de las técnicas mixtas es que se mantiene la pérdida de peso a largo plazo.

"Después, lo más adecuado es cambiar los hábitos de vida. Luego, consideramos que la cirugía ha sido exitosa cuando se pierde al menos el cincuenta por ciento del exceso de peso, y que ha sido un éxito rotundo cuando se pierde el 75 por ciento del exceso de peso". El exceso de peso se calcula restando al peso actual el peso ideal o al IMC actual el IMC ideal, todo porcentualmente.

En el hospital se realizan de media unas dos operaciones de cirugía bariátrica a la semana. Pese a la lista de espera, "no se contempla como un tratamiento urgente y se evalúa cada caso en función de sus necesidades", matizó el cirujano. Así, una persona que haya entrado en lista de espera más tarde puede ser intervenido antes si se considera que su estado de salud así lo requiere al existir patologías asociadas o riesgo máximo de sufrirlas.

Cuando se entra en lista de espera, el tiempo medio que puede pasar hasta ser intervenido es, según el hospital, de un año.

Pero el tratamiento no acaba cuando se consigue reducir peso. La pérdidas de kilos ocasiona que la piel del abdomen, muslos, brazos y mamas, fundamentalmente, quede descolgada, por lo que estas intervenciones llevan aparejadas una cirugía de remodelación corporal, ya a cargo de los cirujanos de cirugía plástica.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios