Otra patera con 63 inmigrantes eleva a 136 los detenidos en menos de 24 horas

  • Una mujer y su bebé de dos meses tuvieron que ser evacuados al hospital

Cuando todavía no se habían cumplido veinticuatro horas desde la llegada al Puerto de Motril de una embarcación con 73 inmigrantes indocumentados, la alerta saltó de nuevo tras ser localizada otra patera en la que navegaba otro amplio grupo, esta vez integrado por 63 personas. El drama de los inmigrantes que intentan llegar de forma ilegal a las costas españolas no sólo se pone de manifiesto con el número, las 136 personas que lo han intentado en menos de 24 horas, sino en el hecho de que un bebé de apenas dos meses viajara a bordo de la última embarcación interceptada ayer.

Precisamente el pequeño y su madre fueron los primeros evacuados, en una lancha del Servicio Marítimo de la Guardia Civil, del grupo, que llegó en torno a las 11.00 horas al Puerto de Motril a bordo de la embarcación Salvamar Hamal, de Salvamento Marítimo.

Los miembros de este organismo y agentes de la Guardia Civil activaron el dispositivo de búsqueda después de recibir sobre las cinco de la madrugada una llamada de auxilio de uno de los ocupantes de la patera. La embarcación comenzó a ser buscada en el tramo de litoral comprendido entre Almuñécar y la localidad malagueña de Torrox.

Finalmente fue interceptada una hora más tarde. Los servicios de rescate comprobaron que a bordo viajaban 63 personas, entre ellos diez mujeres y un bebé de dos meses. Este último y su madre fueron evacuados por la Guardia Civil al Hospital Santa Ana de Motril, para prestarles una asistencia médica urgente debido a las bajas temperaturas que habían soportado durante la travesía.

El resto del grupo, como es habitual, fue conducido hasta el Puerto de Motril, donde llegaron en torno a las once de la mañana. Allí, Cruz Roja les esperaba para prestarle asistencia humanitaria. En principio todos se encontraban en buen estado de salud y fueron puestos a disposición del Cuerpo Superior de Policía en el centro de acogida habilitado en el puerto. Todos ellos son subsaharianos.

Con su detención el número de inmigrantes llegados a la Costa de Granada desde el miércoles se eleva a 136; todos salvo tres son subsaharianos. En la primera embarcación interceptada viajaban 73 personas, dos de las cuales eran menores de edad. Estos inmigrantes tuvieron que soportar, en las 20 horas que permanecieron en el mar, bajas temperaturas y lluvias intensas. Su presencia en el litoral fue advertida por el destacamento militar de la isla de Alborán y también por un barco mercante que trabajaba en la zona.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios