salud | granada encara el comienzo de la etapa post-desfusión

El primer día de la nueva era sanitaria: 11 partos y 17 operaciones

  • Con la puesta en marcha de las Urgencias de Traumatología, Salud finaliza el proceso de desfusión, último paso tras la apertura del área de Materno del PTS y los traslados de pacientes

Comentarios 1

Ahora sí. Granada pone punto y final al largo proceso de desfusión sanitaria con la entrada en funcionamiento de todos los servicios de sus dos grandes complejos hospitalarios. Así, se cierra un capítulo inaudito en la historia de la sanidad española que, como toda narración de hilo complejo, cuenta con episodios de todos los sabores. Después de algunos amargos, ya tocaba uno dulce: se vivió ayer, el día 1 de la nueva etapa sanitaria en Granada, con la puesta en marcha de las Urgencias de Traumatología y los traslados que se sucedieron entre el sábado y el domingo de los últimos pacientes desde el Hospital Campus hasta el complejo Virgen de las Nieves.

Por la mañana, Traumatología llevaba apenas unas horas funcionando, sin contar con el traslado de pacientes, y el centro respiraba aún un ambiente de mudanza. Cajas testimoniales de una larga etapa de tránsito convivían con los primeros pacientes que aguardaban en la sala de espera de Urgencias, los que deambulaban hacia las consultas y los profesionales que salían y entraban de las zonas reservadas de la primera planta.

En una conversación en uno de los despachos de Traumatología se reunían tres mujeres de referencia del centro sanitario Norte: la gerente, Pilar Espejo, Rosa Rodríguez, subdirectora médica, Carmen Garrido, subdirectora de Enfermería y Luz Villaverde, subdirectora de Accesibilidad.

Han sido unas semanas convulsas y llenas de quehaceres para ellas, por lo que ahora, con el primer paso dado hacia la normalidad, respiran tranquilas y sobre todo agradecen la cooperación de los pacientes y profesionales durante el traslado del fin de semana.

Aunque oficialmente el Día D fue ayer lunes, el domingo, además de proceder a los traslados, también se atendieron a 30 pacientes. Se intervinieron dos fracturas de cadera y una de muñeca. "Lo que a mí me transmitieron los pacientes es sensación de agradecimiento por el trato humano, cariñoso y por el acompañamiento y la mayoría con los que hablé estaban muy contentos porque se venían a su zona", explicaba ayer Espejo.

En cuanto al día marcado en el calendario como el fin de la desfusión, cuentan que registraron los típicos incidentes de una puesta en marcha. "El fallo de un grifo, que el agua sale más floja, el calor... pero todas se están solventando a lo largo de la mañana", contaba Villaverde.

Sobre el volumen de trabajo registrado este Lunes Santo, el Hospital de Traumatología -perteneciente al Área Hospitalaria Virgen de las Nieves- funcionaba ya a pleno rendimiento con la puesta en marcha de las Urgencias, Actividad Quirúrgica, Cuidados Intensivos y Hospitalización. De hecho, en las primeras horas fueron atendidas alrededor de 80 usuarios en este área de Urgencias y se realizaron 17 intervenciones quirúrgicas.

"Este es el punto final, con esto acaba la desfusión con la que nos comprometimos", añadía tajante Pilar Espejo, que quiso hacer especial hincapié en que se ha cumplido el plazo acordado de que todo finalizaría antes de que acabara este mes de marzo.

Tras estos años de efervescencia sanitaria, la gerente explicaba que es tiempo para la tranquilidad, "hay que pensar en el futuro" y ahora la gente tiene muchas ganas de pensar en proyectos nuevos y muchas ganas de mejorar", añadía Carmen Garrido, subdirectora de Enfermería del centro.

En cuanto a las listas de esperas, una de las causas pendientes del proceso, Espejo enfatizaba que tienen como absoluta prioridad terminar con ellas. "Ha sido un proceso convulso en el que hemos tenido que estar haciendo distintas redistribuciones y eso ha tenido su efecto en las listas de espera, por lo que ahora mismo es nuestra primera preocupación", decía para sentenciar finalmente que acabarán con ellas "antes de final de año", al igual que lo han conseguido hacer "en otras especialidades como Otorrino y Dermatología".

La subdirectora de Accesibilidad, Luz Villaverde, detallaba cómo se va poniendo al día todo aunque tienen "dos servicios con mayor prevalencia que son Cirugía General y Traumatología y que necesitan un poco más tiempo de normalización. Pero estamos en vías de conseguirlo".

Otro punto en la lanza para conseguir el normal funcionamiento de los hospitales ha sido conseguir ubicar a cada paciente en su centro, lo que supuso -contaban- un esfuerzo extra en información. El despliegue vino desde el departamento de Villaverde, donde se han escrito miles de cartas y marcados miles de teléfonos para avisar a los pacientes de los cambios, sus citas y la reordenación: "En el último tiempo han sido de 25.000 a 30.000 en el último mes y en conjunto más de 100.000".

Rosa Garrido, subdirectora médica, concretaba que ya están funcionando los quirófanos de Urgencias (tres de ellos programados para Urgencias y preferentes). En total, Traumatología cuenta con doce quirófanos, aunque querían empezar "poco a poco y sin arriesgar para guardar la seguridad del paciente ante todo".

Por lo que respecta al hospital Clínico, sigue albergando pacientes y los quirófanos para intervenciones menores y mayores, pero siempre ambulatorias. Se usarán tres plantas y seis quirófanos.

Sobre los planes futuros del Hospital Clínico, sobre el que han sobrevolado muchas especulaciones, su gerente asegura que por ahora seguirá de esta manera y más adelante ya se verá qué sucede con él, hoy lo que tienen seguro es que "ese área se queda allí y lo que sea en un futuro no lo sabemos aún".

En cuanto al pulmón sanitario de la zona Sur de Granada, el Hospital Campus ya culminó su parte de la desfusión el sábado y durante el fin de semana ya ha asistido 190 urgencias pediátricas y 76 urgencias obstétrico-ginecológicas, además de once partos.

Se calcula que las instalaciones del Hospital del Campus atiendan cada año el nacimiento de más de 2.000 bebés, con una media diaria de seis recién nacidos, además de 27.000 urgencias pediátricas y 13.000 urgencias obstétrico-ginecológicas.

Su gerente, José Luis Gutiérrez, explicaba que todo ha ido muy bien este fin de semana ya que han tenido la oportunidad de "comprobar el primer test de estrés del hospital" con la nueva incorporación del área Materno-infantil, con las Urgencias de Pediatría incluidas, "que empezaron a funcionar desde el primer minuto con normalidad y con pacientes". Además contaba que el primer día de los traslados tuvo lugar una donación multiorgánica, por lo que "el hospital se puso a prueba ese mismo día". Siguiendo con el balance del fin de semana, el gerente explicaba que han movido unos doscientos pacientes entre los dos hospitales sumando traslados y altas médicas. Además se han incorporado alrededor de 300 profesionales con la apertura de Ginecología y Obstetricia.

Otro punto peliagudo en este camino hacia la normalidad son las listas de espera, que igual que en el Virgen de las Nieves, en el centro del PTS aún estan por superar: "Habrá que ver la lista de espera de cada servicio, el volumen de pacientes y luego hacer los ajustes de producción y que el tiempo de respuesta vaya disminuyendo con el objetivo de que en pocos meses vayamos limando el efecto de la fusión-desfusión para que el Campus tenga las cifras de cualquier otro hospital".

Pese a todos los avances de los últimos días, la desfusión sanitaria sigue dando los últimos coletazos tanto a nivel local como autonómico. Ayer mismo, coincidiendo con la celebración del SAS por la recuperación de las dos áreas hospitalarias completas, el movimiento encabezado por Spiriman, la Plataforma Granada por su Salud, congregaba a unas seiscientas personas frente a los accesos del Hospital Universitario del Campus de la Salud para protestar contra el "desequilibrio" entre los centros hospitalarios que, a juicio de los manifestantes, ha dejado el proceso de desfusión. Allí, mostraron carteles pidiendo la dimisión de la directora gerente del Servicio Andaluz de Salud, Francisca Antón, y los gerentes de los hospitales José Luis Gutiérrez y Pilar Espejo. Según explicaba Candel en un vídeo grabado durante la concentración, consideran que la desfusión "no se ha hecho de forma equitativa para nada" y se refirieron a una "tendencia a la privatización con los conciertos" de servicios sanitarios.

A nivel andaluz, fue el PP quien arremetió contra el proceso sanitario a través de su parlamentaria Eva Marín, que reprochó a la consejera de Salud, Marina Álvarez, que "saque pecho" sobre la culminación de la desfusión: "Ha sido una sucesión de parcheos y despilfarros, con demoras y despropósitos". Así, apelaba también a "la seriedad" del Gobierno andaluz para "corregir todas las deficiencias que le han indicado los colectivos profesionales".

Por su parte, la consejera de Salud Marina Álvarez, reconocía en Córdoba que el desarrollo del proceso ha sido "complejo", pero destacaba cómo se ha logrado completar ya, gracias a la "gran colaboración de los profesionales", fruto del "consenso" y, además, con "éxito".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios