La protesta contra el aislamiento ferroviario aspira a superar la "pasividad" de la ciudad

Las movilizaciones contra el aislamiento ferroviario tienen esta mañana una nueva cita para romper la "pasividad" de la ciudadanía. Después de las convocatorias de noviembre, en la que se movilizaron apenas cincuenta personas para exigir un AVE de primera, la Marea Amarilla espera dar un golpe sobre la mesa esta mañana frente a la Subdelegación del Gobierno después de que la ciudad cumpliera el pasado 30 de diciembre 1.000 días de aislamiento ferroviario. Para ello contarán con el apoyo de las plataformas por el AVE de Murcia, que han conseguido fletar dos autobuses para participar en la movilización de Granada.

El PSOE animó ayer a la ciudadanía de toda la provincia a sumarse a la concentración para "denunciar la situación de aislamiento ferroviario que padece Granada desde hace casi tres años y, lo que es peor, la incertidumbre de no saber cuándo se reanudará el servicio". El secretario de Organización del PSOE de Granada, Álex Casares, consideró que, "cada día que pasa, esta tierra tiene más motivos para salir a la calle y exigirle al Gobierno mayor diligencia a la hora de plantear la reanudación del tráfico de trenes, así como un proyecto serio que contemple un AVE de verdad, con doble vía electrificada y ancho internacional que incluya el soterramiento en la capital y la variante de Loja".

"La prórroga de los Presupuestos Generales del Estado no puede ser la excusa que utilice el PP para seguir dándole patadas hacia adelante al soterramiento y la variante", manifestó Casares, al tiempo que consideró "evidente" que el Gobierno de España "no tiene intención de que Granada se suba a la Alta Velocidad", y defendió que se trata de un proyecto que "para los socialistas es irrenunciable".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios