La reforma de Fuentenueva dejará sin instalaciones a 4.000 usuarios a la semana

Comentarios 5

La infraestructura, al igual que el resto de los equipamientos contemplados en el marco de este gran proyecto deportivo, seguirá funcionando y dando servicio a los usuarios después de que se lleven a cabo las citadas competiciones dentro de seis años.

Pero durante su construcción, que deberá finalizar en 2013 -fecha en la que están previstas algunas competiciones previas a la Universiada- causará más de un quebradero de cabeza a los 4.000 usuarios que cada semana acuden actualmente a la piscina situada en los paseíllos universitarios, en cuyos terrenos se alzará el pabellón.

Aunque la UGR aún no ha hecho público ni el coste ni la fecha en la que se empezará a construir esta infraestructura, tratará de buscar una alternativa para que los usuarios de la piscina - alumnos de los diferentes cursos que se imparten, miembros de equipos que compiten a nivel nacional y personas que acuden para disfrutar de la natación libre- puedan seguir desarrollando su actividad en otra piscina de la ciudad.

Pero buscar esta alternativa no será tarea sencilla, salvo que la Universidad de Granada opte por trasladar las actividades que venía realizando en Fuentenueva a las piscinas municipales. Según explicó la vicerrectora de Infraestructuras y Campus de la UGR, Begoña Moreno Escobar, el nuevo pabellón tendrá una capacidad inicial para albergar a 3.000 personas, contará con gradas movibles y constará de una piscina cubierta de 25 metros que podrá dar servicio a los usuarios de la actual piscina, de 50 metros y que cuenta con una carpa desmontable que cubre la instalación en invierno y se retira en verano.

Destinado en principio a las pruebas de curling, el pabellón constará con instalaciones para practicar otros muchos deportes, aunque de momento no han sido detallados, y tendrá múltiples usos.

Aunque su emplazamiento se ha perfilado en Fuentenueva, fuentes de la UGR precisan que habrá que pensarlo y estructurarlo bien, dado que aún hay tiempo para ello.

Lo que sí está claro es que su construcción no se contempla como una acción aislada, ya que tendrá en cuenta el trazado del Metropolitano de Granada, que pasa por la zona, así como la realización de la futura estación terminal de Renfe y todas las actividades que se desarrollarán para dotar de infraestructuras al Campus de Fuentenueva y que supondrán una mejora sustancial y que facilitará la movilidad, los accesos y el uso del mismo.

La puesta en marcha del pabellón está en el marco de la Universiada pero no es más que una parte más de la mejora total que la zona debe recibir en los próximos años un compromiso que el rector de la Universidad de Granada, Francisco González Lodeiro, ha adoptado y expresado en varias ocasiones.

Así, Fuentenueva contará con un mayor número de ajardinamientos, suprimirá parte de la lámina -la calle de hormigonada central-, eliminará también barreras interiores de algunos edificios, organizará mejor el entorno y contará con un parking subterráneo en la calle Gonzalo Gallas que dará servicio a los miembros de la Universidad.

Poco después de que Granada fuera designada sede de la Universiada 2015, las instituciones implicadas decidieron poner en marcha el comité gestor encargado de definir la inversión exacta necesaria para ejecutar tan ambicioso proyecto. Uno de los puntos fundamentales que se marcó dicho comité gestor fue iniciar la captación de socios privados con la premisa de que todos los patrocinios deberán tener exenciones fiscales. Por aquel entonces el compromiso inicial fue que la administración adelantara inversiones para poder acometer cuanto antes las infraestructuras.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios