La restauración del incendio de 2005 en la Sierra se hará este año

  • El proyecto tratará de restaurar el destrozo que ocasionó el fuego en 2005

La restauración ambiental de la zona afectada por el incendio forestal que afectó en septiembre de 2005 a una superficie de 2.600 hectáreas de los Parques Natural y Nacional de Sierra Nevada comenzará en 2008, puesto que el proyecto está pendiente de fiscalización económica definitiva.

Así lo manifestó el director del Espacio Natural de Sierra Nevada, Javier Sánchez, en una entrevista concedida a Europa Press, en la que informó también de otro proyecto, ya en marcha, que han firmado particulares con las administraciones para recuperar las fincas afectadas en dicho entorno agroforestal (1,3 millones). El incendio, que se originó en el término municipal de Lanjarón, afectó principalmente a repoblaciones realizadas desde la primera mitad del siglo XX hasta 1980 con masas de pinos continuas a las que no se les había realizado ningún tipo de tratamiento selvícola desde su implantación.

También afectó a antiguas zonas de cultivo de huertas y cereales, así como a fincas más o menos cuidadas con cultivos arbóreos de almendros, castaños, etc. En suma, se produjo en una zona que fue abandonada después que haber sido sustento de muchas familias anteriormente y en la que se habían producido diversos incendios, si bien nunca de la envergadura de ése.

Una vez realizadas las obras de emergencia tras el incendio, se ha redactado un plan de restauración que de "manera ejemplar" diseñe un modelo de monte de "lo que deben ser nuestras masas forestales en la Andalucía del siglo XXI", manifestó Sánchez, que definió el nuevo modelo como "heterogéneo, abierto y diverso".

El objetivo es, según explicó, que "no se vuelvan a reproducir" las grandes masas forestales continuas de vegetación que hacen que una vez el fuego ha entrado en ellas sea prácticamente imposible extinguirlo y lo convierten en un gran incendio.

Las actuaciones del plan, cuyo presupuesto es de 3,8 millones de euros, persiguen crear un tipo de monte, además de abierto, heterogéneo y diverso, con discontinuidades, integrado paisajísticamente y más resistente a agentes agresivos o que presenten estrategias regeneradoras tras un incendio.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios