"El tablón de anuncios se cae de peticiones pero no hay trabajo ni para nosotros"

El tablón de anuncios que hay a la entrada de la Gremial del Taxi se cae de números de teléfono. No hay semana en la que no se acerque alguien para trabajar como asalariado de algún taxista, un hecho que no ocurría desde hace bastantes años. No en vano, el presidente de la gremial confirma que en los últimos meses se ha pasado de tener 200 a 260 asalariados dentro del gremio, un 32% más de empleados.

El perfil de las nuevas incorporaciones es prácticamente calcado. "Son hijos, cuñados... en definitiva, familiares de los titulares de la licencia que se han quedado sin empleo y recurren al taxi familiar para poder salir adelante", razona Cebrián. En realidad, no hay sector que se escape a esta época de estrecheces económicas y el del taxi no podía ser menos.

En realidad, según el representante de los taxistas el azote de la crisis está golpeando muy duro a las familias de los trabajadores. Su nivel de trabajo ha bajado de manera considerable. "Durante el día se ha podido reducir el servicio en un 30%; algo más durante la noche donde la caída del trabajo roza el 50%".

Cebrián explica que, según un estudio realizado por la UGR, con una jornada de 12 horas de trabajo un taxista podía llegar a ganar hasta 100 euros y apuntaba que, de media, en una hora el conductor podía hacer hasta dos carreras, "ahora, en una hora, si se coge una carrera es toda una fortuna".

La incidencia de la crisis también se ha notado en las nuevas caras que hay detrás del volante. Las mujeres ganan terreno y ya llegan a la decena en la ciudad. Y es que como se apunta desde la gremial la necesidad hace que todo el mundo busque su hueco dónde pueda. "La incorporación de la mujer, normalmente, llega por una viudedad o por el paso de licencias de un padre a su hija, en esto no hay distinciones y me imagino que irán sumándose trabajadoras con el paso del tiempo".

Por el momento, no queda otra alternativa que capear el temporal de la mejor manera posible; aún así, desde la agrupación no descartan comenzar a solicitar algún tipo de ayudas o subvenciones que puedan paliar las dificultades económicas por las que atraviesan los taxistas granadinos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios