Más de 3.000 temporeros granadinos se marchan a la campaña de la fruta francesa

  • La recogida de la cosecha de fresas, cerezas, frutas de hueso y manzana del país vecino también atrae a miles de trabajadores agrarios de la provincia, que confían en quedarse después en la vendimia

Comentarios 1

Cuando se habla de temporeros españoles que se marchan al extranjero, es inevitable pensar en la vendimia francesa, que mueve a miles de trabajadores agrarios de todo el territorio nacional que buscan mejores salarios y ayudas sociales en el país vecino. Sin embargo, un par de meses antes de que le toque el turno a la recogida de la uva, se produce otro 'exilio' laboral menos conocido pero prácticamente igual de numeroso, sobre todo desde que la crisis económica y el paro hicieron su aparición en la escena española: la campaña de la fruta, también en Francia.

El secretario general de la Federación de Industria y Trabajadores Agrarios (Fitag) de UGT en Granada, Antonio Moreno, aseguró que alrededor de 3.500 granadinos se han desplazado este año hasta Francia para recoger fresas, cerezas y frutos de hueso como el melocotón, la nectarina, el albaricoque y la ciruela, o para realizar el 'aclareo' del manzano. Y esta cifra es "más elevada que nunca", apuntó Moreno, que señaló que muchos de los trabajadores que acuden a la recogida de la fruta confían en poder alargar su estancia y quedarse después en la vendimia. "Los trabajadores que van a Francia en junio, julio y agosto muchas veces se quedan a participar en la vendimia. Una vez que termina la campaña de la manzana y la fresa, si el empresario quiere, siguen trabajando en otras campañas".

Junto a los granadinos, los temporeros procedentes de otras provincias andaluzas como Jaén, Cádiz o Córdoba son mayoría entre los trabajadores españoles que se han trasladado a Francia para la campaña de la fruta. Hace apenas una semana el secretario de Política Social e Igualdad de Fitag, Jesús Acasuso, explicó desde el sur de Francia que del conjunto de temporeros españoles (que cifró en torno a 5.000) un 90% procede de Andalucía, mientras que hay grupos muy minoritarios que llegan al país vecino desde la Comunidad Valenciana o la región de Murcia.

Desde Fitag aseguraron que la incidencia de la crisis es muy evidente, ya que la cifra de temporeros españoles ha aumentado entre un 10 y un 12% respecto al año anterior.

Pero, ¿qué hace que los trabajadores españoles se marchen a Francia cuando en España, al mismo tiempo, se produce la campaña de la fresa en Huelva, la de los invernaderos en Almería o la del tomate en Murcia? Pues la condiciones laborales. En Francia, según explicó Acasuso, los temporeros granadinos pueden encontrar un sueldo de 9 euros la hora -frente a los 6 o 7 de España-, al que se suman compensaciones de entre el 25 y el 50% por horas extra, además de ayudas familiares que pueden elevar las nóminas hata 1.800 euros al mes. En España, el sueldo máximo al que podrían aspirar no superaría los 900 euros.

Según informó Fitag a Efeagro, las grandes diferencias tienen su origen en el hecho de que la mentalidad del empresario francés es que a un trabajador que acude a trabajar al campo después de recorrer cientos de kilómetros hay que asegurarle una continuidad laboral, mientras que en España llega a darse el caso de que inmigrantes contratados en origen no trabajen más de una o dos horas por motivos de producción y sólo cobren unos euros cada día.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios