Granada

Un testigo avala al hombre que tuvo una riña con el asesino de su hija

  • Asegura que el anciano sólo intentó defenderse de un intento de robo y que al parecer no había reconocido al agresor

Los hechos tuvieron lugar en la calle Pedro Antonio. Los hechos tuvieron lugar en la calle Pedro Antonio.

Los hechos tuvieron lugar en la calle Pedro Antonio. / g. h.

Una de los dos personas citadas ayer como testigos en el Juzgado de Instrucción 9 de Granada ha declarado que el anciano que quedó en libertad con cargos tras ser detenido por una supuesta agresión a otro hombre, condenado por asesinar en 1985 a su hija, le dijo que había sufrido un intento de robo.

Su declaración coincide con la versión ofrecida por el hombre de unos 70 años, quien ya aseguró que no había actuado como venganza y que en realidad quiso defenderse de un intento de robo el pasado 12 de abril, según informaron fuentes del caso. El testigo explicó que, ese día, llegó a una consulta médica de la calle Pedro Antonio de Alarcón y que saludó y charló un rato con el anciano y su hijo como vecinos del pueblo.

El anciano ya aseguró que en realidad quiso defenderse de un intento de robo

Después de que el hijo del anciano le pidiera renovar el boleto de la zona azul de aparcamiento, oyó jaleo en la calle y encontró al mayor y a otro hombre encima y una navaja tirada en el suelo como a un metro, explicó. Según este testigo, la Policía logró separarlos y el anciano manifestó que había sufrido un intento de robo por parte del otro hombre, al que al parecer no había reconocido como el asesino de su hija. Además de este testigo también declaró otra mujer que señaló ante un medio de comunicación que vio autolesionarse al hombre que fue condenado por asesinar en 1985 a una niña de cuatro años y que sufrió heridas por arma blanca en un enfrentamiento con el padre de la menor. La testigo dijo que en ningún momento vio la pelea, por lo que no sabe quién comenzó ni quién agredió a quién, y que utilizó mal sus palabras ante el medio de comunicación porque "no vio absolutamente nada".

Las declaraciones testificales se producen después de que el pasado 24 de abril el hombre condenado por asesinar en 1985 a la niña de cuatro años declarara en sede judicial que se había cortado con un cuchillo que llevaba el anciano pero que fue de manera accidental.

El episodio de lesiones con arma blanca se remonta al pasado día 12 de abril cuando el anciano fue detenido en el transcurso de una reyerta ocurrida en la calle de Pedro Antonio de Alarcón de la capital granadina tras, supuestamente, causar heridas a un hombre de 54 años. Tras prestar declaración, el herido abandonó la sede judicial de Caleta abucheado por una veintena de vecinos del anciano, que lo llamaron asesino y pidieron justicia para el septuagenario.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios