Monachil El gobierno municipal pide a los empresarios que entiendan la "delicada" situación heredada

El colapso urbanístico lleva a dar licencias por silencio administrativo en la Sierra

  • El edificio de 87 apartamentos Monte Oiz logró el permiso de primera ocupación en noviembre a falta de un informe técnico · Promotores denuncian "parálisis" en el urbanismo de Monachil y anuncian protestas para agilizar las licencias

Comentarios 3

El descontrol urbanístico en el Ayuntamiento de Monachil ha acabado por desbordar a las autoridades municipales. Tanto es así que algunos promotores de viviendas y apartamentos turísticos están obteniendo en los últimos meses licencias de obras y de primera ocupación en el término municipal de Monachil, incluida Sierra Nevada, por silencio administrativo, una fórmula legal que se produce cuando la administración pública no responde a una solicitud o a un recurso en el plazo que tiene establecido para ello y que denota ineficacia y falta de control que en ocasiones puede derivar en situaciones de ilegalidad.

El caso más llamativo en los últimos meses se ha producido con el edificio Monte Oiz que agrupa 87 apartamentos turísticos ya construidos en la urbanización de Pradollano, en Sierra Nevada, y que el pasado mes de noviembre obtuvo la autorización de primera ocupación sin que se hubieran solventado todos los problemas, en concreto un centro de transformación que exigía el Ayuntamiento además de los desperfectos que han ido encontrando los propietarios de los apartamentos y que la promotora Moldis Echarro, junto con la empresa ÑXXI, se han comprometido a solventar.

Aunque el problema que afectaba al mencionado edificio no era grave requería un informe técnico preceptivo que no se llegó a realizar.

Pero no es el único asunto urbanístico que ha salido adelante por falta de resolución o diligencia del Ayuntamiento de Monachil. A la empresa Puntasur Promociones y Desarrollos SL también se la ha otorgado recientemente licencia de primera ocupación por silencio administrativo de un bloque de siete apartamentos en el barrio de Monachil, además de una licencia de obras para desarrollar una parcela en el citado municipio.

Fuentes empresariales sostienen incluso que el edificio Monte Gorbea, con 192 apartamentos, promovido por la empresa vasca Moldis Echarro, también en la estación de esquí, consiguió hace algunos meses abrir sus puertas siguiendo la misma fórmula.

La situación actual desespera sin embargo a otros promotores urbanísticos que, según denuncian, tienen empantanados proyectos urbanísticos -en algunos casos desde hace dos años- por el retraso de los informes técnicos municipales, con el consiguiente perjuicio a los propietarios que adquirieron las viviendas o apartamentos sobre plano.

Algunos empresarios, que prefieren mantenerse en el anonimato pero que confiesan sentirse "asfixiados" por la supuesta crisis inmobiliaria, tratan de presionar al nuevo equipo de gobierno socialista con el que ya han mantenido varias reuniones "infructuosas" para tratar de agilizar sus expedientes. Ante la "falta de diligencia" y lo que consideran un "trato de favor hacia determinados promotores", los empresarios estudian convocar una protesta simbólica a las puertas del Ayuntamiento el próximo 12 de enero.

Según varias fuentes consultadas del ámbito empresarial, la situación en el área de Urbanismo de Monachil es de "colapso total" y atribuyen la responsabilidad al arquitecto municipal. Fuentes municipales admiten que el funcionamiento no resulta operativo por falta de un registro urbanístico.

Los problemas urbanísticos de Monachil no son nuevos. El 'boom' inmobiliario no ha cesado en los últimos años. Los movimientos especulativos que se han producido en los últimos años en Sierra Nevada y en todo el término de Monachil llevaron incluso a los ciudadanos a movilizarse durante el anterior mandato, cuando gobernaba la coalición PP, PA y UPM.

Su sucesor en el gobierno, el PSOE, que cuenta con el apoyo de IU, se comprometió a poner orden en al área de Urbanismo con la elaboración de un nuevo Plan de Ordenación General Urbana (PGOU) que ya se ha encargado. El propio alcalde, José Luis Samos, ha asumido el área de Urbanismo y, pese a que tan sólo han transcurrido unos meses desde su toma de posesión, algunos empresarios ya le acusan de obstaculizar sus proyectos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios