Granada CF

El naufragio en Huesca deja casi hundido el proyecto

El marcador adverso en Huesca ha tenido sus consecuencias. El marcador adverso en Huesca ha tenido sus consecuencias.

El marcador adverso en Huesca ha tenido sus consecuencias. / marcos serrate / lof

Ya lo saben todos ustedes. El Granada estrenará su tercer entrenador de la temporada cuando apenas quedan cinco jornadas para la conclusión de la liga regular. El panorama que se encuentre el nuevo inquilino del banquillo rojiblanco no puede ser más 'alentador': cero posibilidades de ascenso directo y la promoción a cuatro puntos. Todo un reto, sin duda. El equipo naufragó en Huesca porque perdió en medio de un chaparrón y el resultado ha sido la gota que ha colmado el crédito puesto en Pedro Morilla, que ha pagado el pato de un proyecto que está a punto de quedar hundido en lo que ha esta temporada se refiere.

se ha perdido el norte

No es complicado seguir con símiles náuticos y meteorológicos. Es más que evidente que el Granada navega sin rumbo. Quizá, donde menos se ha perdido el norte haya sido en el terreno de juego, donde la mala suerte también ha tenido su participación. Es en los despachos donde se necesita una 'megaestrella' polar que marque el lugar exacto de donde está el ansiado norte. Sin duda es fácil analizar a toro pasado, pero también es cierto que para acertar en las decisiones están los despachos llenos de profesionales bien pagados. La destitución de Oltra -sobre todo el momento- se ha manifestado errónea. Su sustitución por Pedro Morilla no ha sido la panacea para el equipo. Todo lo contrario.

¿y Ahora?

No queda otra que esperar a que el tiempo y los resultados den o quiten razones. De momento, como ya se ha escrito, la situación no puede ser más desesperanzada. El objetivo de estar la próxima temporada en Primera División se antoja difícil de cumplir. Pero, ¿quién ha dicho imposible? De momento, a ver si el nuevo inquilino del banquillo da en la tecla y dirige al Granada hacia los puestos de promoción. Una vez ahí, todo es posible, más aún si se tiene en cuenta que para que el equipo rojiblanco se meta entre los seis primeros hará falta buenos partidos y mejores resultados ante los rivales que están en el horizonte, entre ellos tres aspirantes al ascenso directo como son el Rayo Vallecano, Sporting y Cádiz; y un equipo que nos recibirá de uñas porque se estará jugando la permanecía: el Almería. El otro es un Reus que nada en tierra de nadie. Por tanto, matemáticamente aún es posible llegar a la tierra prometida. A ver si se encuentra la brújula para ello.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios