sporting | granada

Imposible dar más facilidades

  • Nueva demostración de cómo no hay que atacar ni hay que defender de un equipo que empezó con su habitual 1-5-4-1, con Boga de '9', y que acabó con un 1-4-2-3-1 pero sin crear peligro

Imposible dar más facilidades Imposible dar más facilidades

Imposible dar más facilidades

El Granada está empeñado en bajar. En Gijón volvió a jugar otro encuentro trascendental y volvió a caer derrotado. Y de forma justa. La clave de la derrota, como ha ocurrido tantas veces este curso, hay que encontrarla en lo mal que defiende este equipo. No se trata de jugar con zaga de tres, de cuatro, de cinco o de nueve. No es cuestión sólo de los centrales y de los laterales o carrileros, lo de defender mal es cosa de todos. Y en El Molinón se demostró otra vez que al cuadro rojiblanco es tremendamente fácil marcarle y crearle ocasiones de gol. Perdió por 3-1, el Sporting falló un penalti y Ochoa fue el mejor. Poco más que añadir.

sin 'nueve' puro

Alcaraz volvió a utilizar su habitual 1-5-4-1 de anteriores encuentros. Las novedades en el once titular se ciñeron a reemplazar a los tres jugadores ausentes, el sancionado Wakaso y los lesionados Adrián Ramos y Héctor. En lugar del ghanés actuó Angban, el jugador de la plantilla con características más similares al expulsado ante el Atlético aunque con mucho menos recorrido en el campo y bagaje en la elite. Isaac Cuenca ocupó en el carril izquierdo la plaza de Héctor, mientras que la sorpresa estuvo arriba. Todo el mundo esperaba a Kravets pero el preparador optó por colocar como '9' a Boga, que estuvo tan mal como en los encuentros anteriores.

a la espalda

Fue esperanzador el inicio de partido. El Granada entró mejor que en otras citas a domicilio pese a que le sigue costando un mundo crear ocasiones de gol. El paso de los minutos enchufó al equipo asturiano, sobre todo cuando entraban en contacto con el balón Burgui y Carlos Castro, sus dos atacantes. Rubi, preparador del Sporting, lo tenía claro. Cada uno de ellos caía a una banda, buscando una y otra vez el espacio que dejaban a su espalda Isaac Cuenca y Foulquier, y que no llegaban a alcanzar ni los centrales, pese a haber tres, ni ninguno de los medios, cuyas ayudas casi nunca aparecían. La situación se repitió una y otra vez y no llegó el gol en el primer tiempo gracias a Ochoa. Boga remató fatal de cabeza en la mejor opción nazarí para dar la razón a los que acusaron a Alcaraz de afrontar el choque sin delantero.

Con traoré entra el pánico

Llegó el 0-1 y sólo cinco minutos después entró al campo de Traoré. Estaba sin ideas el Sporting y seguro el Granada, pero pareció que el espigado punta trajo el pánico a la zaga, pues apenas diez minutos después de su aparición ya ganaba el Sporting por 3-1.

cambios

Alcaraz intentó arreglar el desaguisado con Kravets. Se marchó Isaac Cuenca y el equipo se colocó con un 1-4-2-3-1 que se mantuvo hasta el final, con Gastón Silva de lateral zurdo, Andreas Pereira de media punta y Boga de extremo zurdo. En las otras dos sustituciones los que entraron, Aly Mallé y Sergi Samper, ocuparon el mismo lugar en el campo de los salientes, Boga y Angban.

sin medular

Mariño fue un espectador en la segunda parte. Andreas Pereira fue el jugador que más lo intentó, pero ni los pivotes ni los extremos estuvieron nunca a su altura. Entre que fueron superados siempre por los locales, sobre todo en el medio, y que apareció la anarquía y el individualismo, ni miedo metió el Granada tras el 3-1.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios