Granada cf

Un equipo en evolución

  • El Granada pasa de hacer buenas primeras partes, con buen juego asociativo, a segundas en las que el tacto se convierte en trabajo defensivo hasta el punto de anular al Pichichi de la Liga 1|2|3

El trabajo defensivo se puede convertir en clave para que el Granada empiece a escalar posiciones. El trabajo defensivo se puede convertir en clave para que el Granada empiece a escalar posiciones.

El trabajo defensivo se puede convertir en clave para que el Granada empiece a escalar posiciones. / ÁLEX CÁMARA

Ya no sabemos si el Granada está haciendo la goma, si está cambiando el discurso futbolístico, o si está en el trance de coger esa racha positiva que demandaba Oltra desde hace ya un tiempo. Se abre un periodo de cierta incertidumbre alrededor de lo que puede ofrecer este equipo, si de verdad ha derivado en una versión más rocosa, si todo es un espejismo en comparación a las realidades que suponen Huesca y Cádiz, objetivos a alcanzar y superar de aquí a junio.

EN EL JUEGO

¿Está el Granada transformándose en un equipo más defensivo? Lo creo. Con el balón en los pies, los rojiblancos suelen saber lo que hacer, principalmente en casa. El equipo mueve bien la pelota, presiona y tiene individualidades que le hacen ganar partidos. Faltaba la mejora atrás. Hubo críticas al Granada el viernes tras ganar al Valladolid en un completo renuncio a tener la pelota en la segunda parte, quizás sin reparar en que el gran mérito de esa victoria fue dejar la portería a cero, precisamente contra el equipo que más goles ha celebrado en 26 jornadas ligueras. La impresión es que el propio Oltra quiere que su equipo sepa cerrar partidos. Amén del empuje de un rival que va por detrás en el marcador, parece como si las segundas partes estuvieran destinadas a probar la capacidad de resistencia del equipo, y sea o no así, parece que está dando resultado: el Tenerife no marcó hasta casi el final y el Valladolid casi no tuvo ocasiones.

EN LO FÍSICO

Una vez que el Granada gane regularidad en su seguridad defensiva, el siguiente paso sería saber cómo salir a la contra, convertir al equipo en algo más parecido a aquel de Fabri de 2011. Otra impresión de estas semanas es que los de Oltra saber contragolpear nada más que regular. Estos últimos partidos en casa se le han puesto como para explotar los espacios a las espaldas de la zaga rival, y eso teniendo a Machis en el campo debería ser un aval de más goles. Pero el venezolano contacta poco con la pelota y las salidas tras recuperar no están siendo limpias. Eso se echó en falta el viernes y en días pretéritos. ¿Están los hombres de ataque cansados? Podría ser. Al menos en Pedro está claro, y Oltra ya le cambió el otro día por Agra, que dejó muestras interesantes y que protagonizó varios buenos contragolpes. Machis está por ver. Aunque los rivales se vayan a arriba, al menos no se despistan de su marca. Son los flancos la clave para que este equipo también sea picante en transiciones rápidas.

LA GRAN PRUEBA

El Córdoba está antepenúltimo, el Tenerife le metió cinco, y acaba de echar a su entrenador. Este es el próximo rival del Granada. Asequible y al mismo tiempo dificilísimo por lo que se juega el equipo. Tras tantas decepciones fuera de casa y ante rivales de media tabla hacia abajo, Oltra no puede permitirse otra cosa que no sea ganar en El Arcángel. Es una prueba de nivel ante un equipo con obligaciones, que tendrá ganas de agradar al nuevo técnico, y con los rojiblancos también atenazados por bajas tan serias como Montoro y Baena a la vez. Tan fácil pero a la vez tan difícil. Para subir a Primera hay que ganar siempre lo 'ganable'.

PINA, ¿QUIÉN ES?

Esta vez en Los Cármenes no hubo cánticos de apoyo al ex presidente desde la grada de animación, no como en la anterior jornada. Ya fuera por los pitos que recibieron, o que jalear a una persona que ingresó en prisión de forma provisional el pasado lunes, parece que ya nadie quiere acordarse de quién era Quique Pina. Contribuye a esa sensación de olvido que el club siga a la espera de acontecimientos, de saber si se va a personar o no en la causa contra el anterior máximo dirigente. Hay mucha cautela, quizás demasiada una vez que el temporal parece haber amainado, pero Jiang no quiere que a China lleguen más vientos huracanados que manchen una imagen del Granada CF que se ha deteriorado y mucho.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios