PRUEBA

BMW X3 xDrive 20d 190 CV: un referente entre los SUV premium

  • Si buscas un SUV premium de gran tamaño, con cierto dinamismo, un buen sistema de tracción y equipado con las últimas tecnologías… ¡el X3 es tu próximo coche!

Aunque el BMW X3 ofrece una estética continuista, cambia de plataforma. Aunque el BMW X3 ofrece una estética continuista, cambia de plataforma.

Aunque el BMW X3 ofrece una estética continuista, cambia de plataforma.

El BMW X3, el modelo que aquí analizamos y que es completamente nuevo, es un coche con una notable importancia para BMW. Analizaremos a continuación el porqué de esta relevancia.

Para empezar, los todocaminos para la firma bávara son claves. Por ejemplo, el año pasado de las 49.000 unidades comercializadas en España, casi 19.000 fueron todocaminos o SUV. Esto significa que el 40% de todas las ventas en España para BMW son SUV.

Por modelos, además, el más representativo para la marca es el X1, algo completamente lógico al ser el X más económico y tener un tamaño bastante razonable.

La segunda posición, al menos de momento y a cierta distancia, es para el X3, el modelo que ahora nos ocupa. Y decimos que este ranking es provisional puesto que todo parece que el X2, el nuevo lanzamiento de la firma bávara apunta muy buenas maneras y es más que probable que arrebate esa segunda posición en ventas al X3.

Sea como fuere el X3 es un coche con una gran trascendencia para BMW. La prueba de ello es que la firma bávara no ha querido escatimar en detalles y ha permitido que este nuevo SUV pueda incorporar todos los avances de sus hermanos mayores.

Gran tamaño

Uno de los aspectos que más sobresalen una vez que nos encontramos junto al nuevo modelo es su gran tamaño. El X3 es un modelo grande, bastante grande podríamos decir incluso. Conviene recordar, en este sentido, que el X3 no dejado de crecer desde su nacimiento. Mientras que la primera generación de 2004 medía 4,5 metros, la segunda pasó a los 4,6 metros y esta nueva de 2018 ya supera los 4,7 metros.

Este incremento de su longitud tiene varias explicaciones. Por un lado, todos los modelos por debajo también han crecido. Por otro, en otros mercados, como Asia o Estados Unidos, demandan modelos de gran tamaño. Pero a ello hay que sumar que este nuevo modelo incorpora una nueva plataforma o estructura que previamente BMW la ha introducido en el Serie 7 y Serie 5, ambos de mayor tamaño.

Este gran tamaño es un aspecto a tener en cuenta a la hora de movernos por la ciudad o al realizar en lugares cerrados y con poca visibilidad. Entre otras cosas porque deberemos cogerle las medidas al coche y tener algo de experiencia a la hora de maniobrar, ya que su tamaño es elevado.

Además, es un coche que tampoco es excesivamente ligero. Estamos hablando de un SUV que con un par de adultos y algo de equipaje superará las dos toneladas. Esto hace que en las primeras maniobras desde parado o a baja velocidad nos parezcan algo lentas y perezosas. Sin embargo, una vez iniciada la marcha, ocurre todos lo contrario. El X3 es de los SUV premium más dinámicos del mercado.

Comportamiento deportivo

Decir que un todocamino es deportivo, es algo que cada vez es menos raro. Si bien es cierto que la principal orientación de este modelo es que sus ocupantes vayan cómodos. También podemos señalar que en marcha, el X3 cuando se incrementa el ritmo de conducción este modelo nos ofrece bastantes satisfacciones.

Para empezar nos ha gustado mucho el comportamiento de la dirección. Es firme y comunicativa, a la vez. Nos indica en cada momento dónde se encuentran las ruedas y cómo está el pavimento.

A ello se suma un chasis que permite un paso por curva con notable velocidad. Pero es que, además, a ello hay que sumar que cuenta con unas suspensiones relativamente firmes que, sin llegar a ser incómodas, evitan que la carrocería balancee. Esto permitirá poder adentrarnos en carreteras con curvas y que en ciertos momentos nuestra aparezca una sonrisa en la boca cuando imprimimos mayor ritmo a la marcha.

Este X3, que cuenta con tracción total permite que, en determinados momentos -en apoyo, con el volante girado algo más de la cuenta y con el piso resbaladizo-, enviar bastante potencia al eje trasero pudiendo ‘jugar’ con algo de subviraje o derrapaje del eje trasero, algo que a priori es impensable en este tipo de vehículos.

Cierra la lista de virtudes en el apartado de comportamiento su buena capacidad de tracción. Si bien es cierto que su principal orientación es el asfalto, cuando este se convierte en resbaladizo, como por ejemplo, con nieve, el X3 tracciona sorprendentemente bien. Incluso cuando la situación es irregular y el firme está con diferentes niveles de adherencia en cada eje, el X3 ofrece un gran comportamiento.

Elevado confort de marcha

Es el momento de emprender el viaje por autopista. Y aquí, una vez más el X3 vuelve a dar su do de pecho. Aquí es donde este SUV muestra un excelente confort de marcha. Si bien es cierto que en la incorporación a la autopista nos parece que el motor es bastante rumoroso, una vez ya a velocidad de crucero es cuando disfrutamos del viaje con un habitáculo bien insonorizado y un excelente confort de marcha.

En este sentido también ayudan los asientos ergonómicos y, también la buena habitabilidad, otro aspecto donde destaca especialmente el X3. En este sentido, los dos ocupantes delanteros gozarán de un gran espacio tanto para sus cabezas. En este sentido, este BMW ofrece hasta 100 centímetros libres entre la banqueta y el techo en la parte delantera. Asimismo, nosotros contábamos con 8 o 9 centímetros libres entre la cabeza y el techo, una cifra bastante buena si tenemos en cuenta que la unidad de pruebas contaba con techo panorámico. Y a todo ello se suma una buena anchura para los hombros con 147 centímetros.

A ello se suma el buen espacio también para los ocupantes traseros. Eso sí, tienen que ser dos porque el túnel de transmisión es muy elevado. Estos ocupantes tienen un buen espacio longitudinal para sus piernas, vertical para la cabeza, con 96 centímetros, y buena anchura también para los hombros, con 141 centímetros.

A ello se suma un maletero con formas regulares y bien aprovechadas que, en la unidad probada, contaba con apertura automática eléctrica.

Durante la marcha, además, tenemos oportunidad de probar todas las novedades que incorpora BMW en este X3 como es el caso del control háptico del equipo multimedia –podemos subir la música o cambiar de canción con sólo un gesto- o todas las ayudas a la conducción que nos permiten disfrutar de una conducción semiautónoma.

Motor algo ruidoso

El motor, el 2.0 de cuatro cilindros con 190 CV, lo hemos dejado para el final porque quizás es uno de los pocos aspectos criticables que tiene este modelo. No por su rendimiento que es bueno. Pero sí por su rumorosidad. Sobre todo cuando se le exprime un poco más y se revoluciona demasiado es cuando se aprecia el ruido que es algo elevado.

Como contrapartida el cambio automático de ocho marchas nos ha gustado mucho. Se trata de un cambio por convertidor de par que no emite tirones y es muy progresivo en los cambios de marcha.

Eso sí, no es un coche con un consumo bajo. Todo hay que decirlo. Sobre todo si se abusa de la ciudad y del acelerador. La cifra oficial es de 5 litros, pero esta cifra es prácticamente imposible de lograr. De hecho estamos más cerca de los 7,5 u 8 litros de media que de la cifra oficial.

Conclusión

Este X3 es uno de los mejores SUV premium que existe en la actualidad. Destaca por su confort de marcha, los buenos acabados y el comportamiento dinámico. A mejorar, su falta de agilidad en el inicio de la marcha y la rumorosidad del motor. Y también es criticable el equipamiento opcional, que tiene un precio muy elevado y es muy numeroso.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios