La Eurocámara admite a Bulgaria y Rumanía en el espacio sin fronteras

  • Los estados miembros tienen hoy la última palabra para la adhesión de ambos al tratado Schengen

El pleno del Parlamento Europeo dio ayer luz verde al ingreso de Bulgaria y Rumanía en el espacio Schengen de libre circulación por 489 votos a favor, 77 en contra y 79 abstenciones.

Los eurodiputados respaldaron así el informe del ponente socialista portugués Carlos Coelho, que considera que los dos países cumplen la mayor parte de los requisitos técnicos sobre lucha contra la criminalidad transfronteriza para adherirse a Schengen.

Al no haber fronteras interiores, todos los miembros deben controlar la entrada de nacionales de terceros países con el mismo celo y a partir de los mismos procedimientos, pues cada puesto fronterizo está garantizando no solo la seguridad de su país sino la de todos los miembros Schengen.

En su informe, Coelho tiene en cuenta los exámenes de la Comisión Europea sobre el cumplimiento de los requisitos técnicos exigidos, que incluyen acciones en materia de protección de datos, cooperación policial, visados y control de fronteras por tierra, mar y aire.

La inmigración es uno de los temas más delicados del acuerdo y en las últimas semanas algunas voces han clamado para interrumpir temporalmente el tratado, que recoge que la libre circulación de personas por la Europa sin fronteras puede paralizarse provisionalmente en el caso de que se dé una "seria amenaza" al orden público o a la seguridad interior.

Pese a la recomendación de la Eurocámara, la última palabra la tienen los Estados miembros, que deberán dar hoy su visto bueno en un debate entre los ministros de Interior en Luxemburgo.

Forman parte de Schengen todos los países de la UE excepto el Reino Unido, Irlanda, Bulgaria, Rumanía y Chipre, así como los extracomunitarios Suiza, Noruega, Islandia y Liechtenstein.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios