Irán libera a la periodista estadounidense después de tres meses de contradicciones

  • Roxana Saberi fue condenada a ocho años de cárcel por supuesto espionaje a favor de EEUU

Tras más de tres meses de contradicciones judiciales y pulsos de tintes políticos, la periodista estadounidense de origen iraní Roxana Saberi fue liberada ayer después de que el Tribunal de Apelación revisara su condena.

La reportera, que el pasado 18 de abril fue condenada a ocho años de prisión por un supuesto delito de espionaje en favor de EEUU, abandonó la cárcel de Evin tras formalizar el papeleo y abonar una fianza cuyo monto no ha sido revelado. Pese a la gran expectación, Saberi no salió por la puerta principal y eludió a la multitud de periodistas que la aguardaban.

"Puedo confirmar que ya está con nosotros. La pena ha sido reducida a dos años y quedará definitivamente en libertad si en cinco años no vuelve a cometer un delito", explicó su padre, Reza Saberi. Desde la prisión, el progenitor señaló que su hija "se encuentra feliz y en buen estado", y que el plan ahora es residir unos días en casa de algunos familiares y regresar en cuanto sea posible a su hogar paterno en Dakota del Norte.

La reportera, de 32 años, fue arrestada el pasado 31 de enero, al parecer cuando se disponía a comprar vino para una fiesta, cuyo consumo está proscrito en Irán. Diez días después se puso en contacto con sus padres, residentes en la localidad estadounidense de Fargo, para informarles de que había sido detenida, aunque les pidió que no hicieran nada ya que confiaba en ser liberada "en breve".

Alarmado por la falta de noticias, su progenitor decidió acudir a la prensa local el 28 de febrero para denunciar la desaparición de su hija. Desde entonces, el proceso se enmarañó hasta quedar enredado en cuestiones políticas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios