Japón libera al capitán de barco que provocó la crisis con China

  • El marino está en manos de las autoridades niponas desde el pasado día 8

Japón decidió ayer poner en libertad al capitán de un pesquero chino, detenido a principios de septiembre cerca de unos islotes reivindicados por Tokio y Pekín, en un incidente que provocó una grave crisis diplomática entre las dos potencias asiáticas.

"Teniendo en cuenta las consecuencias sobre la población japonesa, y sobre las relaciones entre Japón y China, hemos considerado inútil mantener detenido al capitán", declaró un fiscal de Okinawa (sur de Japón), Toru Suzuki. El marino, Zhan Qixiong, no fue formalmente liberado pero la televisión pública NHK aseguró, citando a la Fiscalía, que será enviado rápidamente a su país.

Este pescador está en manos de las autoridades niponas desde el 8 de septiembre tras la intercepción de su pesquero, que chocó contra dos patrulleros japoneses cerca de unos islotes en Mar de China oriental, llamados Senkaku en japonés y Diaoyu en chino, y ubicados a medio camino entre Taiwán y Okinawa.

Estos islotes deshabitados están controlados por Tokio, pero ambos países los reivindican, así como Taiwán. El entorno marítimo es reputado por ser rico en pesca, y los fondos marinos podrían albergar importantes reservas de hidrocarburos.

China, que exigió reiteradas veces la libertad del capitán, dijo tras anunciarse su liberación que la detención había sido "ilegal", a través de una portavoz del ministerio de Relaciones Exteriores, Jiang Yu.

El caso provocó la peor crisis diplomática sino-japonesa desde 2006, pese a los intentos de Tokio de resolver el contencioso de forma "tranquila".

Las autoridades chinas suspendieron los contactos de alto nivel, algo inédito en los últimos cuatro años, lo que impidió esta semana una reunión entre el primer ministro japonés de centroizquierda Naoto Kan y su homólogo chino Wen Jiabao, al margen de la Asamblea General de la ONU.

Por otro lado, cuatro japoneses fueron detenidos en China, tras haber entrado sin autorización en una zona militar de la provincia de Hebei (norte) y haber filmado ilegalmente instalaciones sensibles, según la agencia China Nueva.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios