La OTAN mantendrá la presión sobre Libia "el tiempo que sea necesario"

  • El secretario general de la organización pide a los aliados mayor compromiso, en hombres y material bélico, para lograr el éxito del operativo · Rasmussen insta a la ONU a preparar la era pos-Gadafi

La Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) mantendrá la presión militar en Libia "todo el tiempo que sea necesario", hasta que "se logren los objetivos", aseguró ayer su secretario general, Anders Fogh Rasmussen, sin citar el nombre del líder libio, Muamar el Gadafi.

El objetivo, oficialmente no confesado, pero admitido entre líneas, es la desaparición del actual régimen de facto en Libia mediante una tenaza exterior: militar y diplomática. "Gadafi es cosa del pasado. La pregunta no es si se irá, sino cuándo lo hará. El reino del terror de Gadafi llega a su fin", subrayó.

En la fase pos-Gadafi, debería tener un papel destacado Naciones Unidas y no la Alianza. "Vemos a la ONU desempeñando el papel principal en un escenario pos Gadafi y posconflicto... La comunidad internacional debe estar preparada (para asumir un papel clave en la transición)", subrayó Rasmussen.

En ese sentido, el danés reiteró el compromiso de los aliados para acabar con éxito la misión Protector Unificado, aunque recordó que ello se logrará sólo "con la máxima flexibilidad" operativa.

Su petición de mayor compromiso, en hombres y material bélico, encontró un eco parcial. La ministra española de Defensa, Carme Chacón, confirmó el compromiso para prorrogar la misión "hasta que se consigan los objetivos", pero "en el actual formato", es decir, que no habrá ataques españoles contra objetivos en suelo libio.

Tras la reunión de los ministros de Defensa de los 28 socios aliados, Chacón subrayó que España está "comprometida con los objetivos de la misión", en base a la resolución 1.973 del Consejo de Seguridad de la ONU, que pone como prioridad la protección de la población civil libia de los ataques de las fuerzas leales a Gadafi. No obstante, Chacón descartó que el compromiso de España signifique una presencia militar indefinida en Libia.

"Todos los ministros han acordado unánimemente mantener la presión (contra Gadafi) todo el tiempo que sea necesario para poner fin a la crisis", aseguró Rasmussen, sin proporcionar detalles sobre el significado exacto del término "final de la misión". Los aliados de la organización, agregó, "nos han prometido mantener su apoyo y poner a disposición las capacidades necesarias", agregó.

La Alianza decidió prorrogar su misión en el país norteafricano en 90 días, periodo que debería ser suficiente para acabar "la tarea", según círculos próximos al cuartel general de la organización.

Y es que, a tenor de los datos, la operación parece avanzar de manera positiva. Según informó el comandante supremo de la Alianza en Europa, James Stavridis, en base a datos aportados por los rebeldes anti-Gadafi, los aliados han logrado desactivar el 80% de la capacidad ofensiva de sus seguidores.

En la reunión de ayer también participaron representantes de socios árabes, como Qatar o Emiratos Árabes Unidos, aliados de esta coalición anti Gadafi desde que comenzó el operativo en marzo.

Todos, sin fisuras, subrayó Rasmussen, reiteraron su respaldo a la prolongación de la misión más allá del próximo 27 de junio, cuando vence el actual mandato.

A pesar de que el danés no especificó a qué socios ha pedido una "mayor flexibilidad" o reparto de la carga, hasta la fecha sólo 14 (sobre los 28 aliados) llevan a cabo ataques militares. Serán necesarios más esfuerzos, comentó, para poder mantener con garantías de eficacia la zona de exclusión aérea sobre Libia, además del embargo naval que persigue evitar la entrada de armas, vía marítima, para los seguidores y mercenarios que combaten en las filas de Gadafi.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios