Quince civiles muertos en varios bombardeos de la OTAN en Libia

  • El Gobierno insiste en que estas maniobras son parte de una campaña "de exterminio del pueblo libio". Un grupo de futbolistas de la selección nacional se une a los rebeldes.

Comentarios 3

Al menos quince personas han muerto este sábado en un nueva serie de bombardeos de los aviones de combate de la OTAN contra la ciudad libia de Brega, al este de Trípoli, anunció la agencia de prensa oficial Jana.

La agencia, que cita fuentes militares, señala que otras 20 personas han resultado heridas y que son civiles todas las víctimas de estos bombardeos en dicha ciudad petrolífera y portuaria.

Jana precisó que los ataques alcanzaron una panadería y un restaurante y que casi todas las víctimas eran personas que se encontraban en esos dos lugares.

El viernes la aviación aliada efectuó tres ataques seguidos contra Brega, que se cobraron cinco vidas entre la población civil, siempre según Jana.

El gobierno libio denunció que las operaciones aéreos contra Brega constituyen "un nuevo episodio en la campaña de exterminio sistemático del pueblo libio".

El régimen de Trípoli acusa a la OTAN de haber matado a centenares de soldados y civiles desde el comienzo, el pasado 31 de marzo, de sus operaciones militares en Libia.

La semana pasada, la alianza reconoció haber causado la muerte de "un número desconocido" de civiles en El Arda -al menos nueve según el gobierno libio- en las afueras de la capital, y atribuyó ese "error" a un fallo en un misil que hizo que éste no diera en el blanco previsto.

El deporte se decanta por los rebeldes

Un grupo de 17 futbolistas libios, entre ellos cuatro integrantes de la selección nacional de fútbol incluido su guardameta, han declarado su intención de pasarse al lado de los rebeldes en lucha contra las fuerzas Gadafi.

Los futbolistas anunciaron su decisión a la cadena británica BBC tras una reunión mantenida la pasada noche con elementos rebeldes en la región de las montañas de Mafusa, en el oeste de Libia. 

Junto a los deportistas se encontraba además Adel bin Issa, el entrenador del Al Ahly, el principal equipo de fútbol de la capital, Trípoli, quien también ha decidido incorporarse a las filas insurgentes en Benghazi. 

El ya exguardameta de la selección nacional, Juma Gtat, explicó que tanto él como sus compañeros sólo desean tranquilidad. "Voy a decirle a Gadafi que nos deje en paz y que nos permita crear una Libia libre", explicó. "De hecho, preferiría que Gadafi dejara de vivir, en general", añadió con una sonrisa. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios