El juicio por el genocidio de los jemeres llega con 30 años de retraso

  • Se inicia la vista contra uno de los principales responsables del régimen que entre 1975 y 1979 acabó con la vida de una cuarta parte de la población camboyana

El principal torturador de los jemeres rojos, Kaing Guek Eav, alias Duch, compareció ayer ante un tribunal camboyano apadrinado por la ONU en el primer y esperado juicio por las presuntas atrocidades cometidas hace más de 30 años por el régimen de los jemeres rojos en Camboya.

Duch, de 66 años, compareció en una audiencia preliminar acusado de haber dirigido el principal centro de detención y de tortura de los jemeres rojos en Phnom Penh.

"Esta primera audiencia representa la materialización de los importantes esfuerzos por crear un tribunal honesto e independiente, encargado de juzgar a los que ocuparon funciones dirigentes" en el aparato de los jemeres rojos, declaró el juez Nit Nonn, que presidía la audiencia.

Unos dos millones de personas, alrededor de un cuarto de la población, murieron bajo el régimen de Pol Pot, que impuso el terror entre 1975 y 1979, obligando a la gente a abandonar las ciudades para ir al campo, extenuando a la población con trabajos forzados y eliminando sistemáticamente a todos los "traidores a la revolución".

Duch dirigió el campo de Tuol Sleng, conocido también con el nombre de S-21, un centro de interrogatorios que funcionaba en un antiguo colegio secundario de Phnom Penh y donde más de 12.380 personas fueron torturadas antes de ser asesinadas en los campos de la muerte vecinos, en el marco de las purgas organizadas por el poder.

"Éste es un día muy importante para mí", declaró a la AFP Chum Mey, uno de los raros sobrevivientes de Tuol Sleng. "Seré testigo (en el proceso). Quiero ver a Duch y preguntarle por qué me detuvo", agregó.

Detenido en 1999 por las autoridades camboyanas, Duch fue puesto en 2007 a disposición del tribunal especial en Phnom Penh auspiciado por las Naciones Unidas. Al término del juicio podría ser condenado a cadena perpetua, ya que el tribunal ha descartado la pena de muerte.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios