Annaud se ríe de la suerte del impostor

  • José García y Vincent Cassel se unen en la comedia 'Su majestad Minor'

Es una "increíble injusticia" que los mejores nunca tengan suerte, un asunto que intriga al director Jean-Jacques Annaud desde siempre y al que ahora dedica Su majestad Minor, una comedia "neolítica y pagana" sobre un hombre-cerdo que es coronado rey y que vive aterrorizado porque se sabe un "impostor". El filme se estrenará mañana en España.

El director de Siete años en el Tíbet aseguró ayer que Su majestad Minor habla sobre "la suerte" y admite que su tesis es "políticamente incorrecta" porque sostiene que la generosidad, la bondad y el altruismo "nunca tienen recompensa" y que puede que sea mejor "nacer entre cerdos para llegar al poder".

Protagonizada por José García (Gal, Jet Set), Vincent Cassel (Ocean's thirteen, Promesas del Este) y Sergio Peris-Mencheta (Los Borgia), esta coproducción hispano-francesa nace de un guión de Gèrard Brach, fallecido en septiembre 2006, cuatro días después del inicio de un rodaje que se desarrolló durante tres meses en Alicante.

Brach, el "genial ermitaño" que escribió para Annaud En busca del fuego, El oso, El nombre de la rosa y El amante, había decidido romper su silencio, tras una larga convalecencia en el hospital, con un texto que es de todo menos "convencional" porque se sitúa en el siglo XVII a.C. en una isla imaginaria, su envoltura mitológica es "barroca y grotesca" y su corazón "insolente, iconoclasta y manipulador".

"Aunque no hubiera sido mi amigo habría hecho este guión porque hay temas que son próximos a todo lo que yo he hecho hasta ahora: la relación con los animales, la dominación de la sexualidad, las civilizaciones primitivas, la política y lo social, así como la injusticia de la celebridad", resuelve Annaud sobre el problema de hacer una película en la que, reconoció, ha vuelto a arriesgar "mucho" porque es "todo lo contrario a lo establecido".

"Se que la película provoca reacciones muy dispares pero he hecho lo que quería. El miedo al riesgo lleva a la banalidad", afirmó el francés, que sólo quiere desvelar de su próximo proyecto que ya ha pedido permisos para viajar a Pakistán y a India.

A Annaud (Draveil, 1943) le "conmociona" el "asunto" de la fama. "Me perturba ver cómo algunos se convierten en los mejores de repente. Adulados por todos antes de ser, en muchas ocasiones, destruidos. He hablado de este tema con Brad Pitt y a él también le preocupa mucho el misterio de cómo deviene uno en merecedor de estar en el olimpo sin haber hecho nada que lo justifique".

Se sentía, pues, subyugado por la idea de contar la historia de alguien que se convierte en celebridad porque "los otros" se empeñan en que sea así: "Es un asunto que me divierte mucho pero que también me preocupa porque me ha pasado a mí. Soy un chico de barrio y, por casualidad, pude ir a la escuela de cine, empecé con un trabajo en publicidad, hice una película y me dieron un Óscar (Black and White, 1978)".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios