Arte desobediente

  • La sala de exposiciones Rey Chico inaugura una muestra con el trabajo de los artistas de La Casa Pintada de Linares

"No necesitamos permiso". Es una de las máximas de los artistas de La Casa Pintada, que inauguraron ayer en la sala municipal Rey Chico una de las muestras más impactantes de las que han llegado a la ciudad el último año. Monjas amordazadas con un libro en llamas entre las manos, un trío de hombres en actitud lasciva o poemas dedicados a los contenedores "de limpia basura" son algunas de las poderosas imágenes que impactan a quemarropa en el espectador.

La Casa Pintada tiene su sede física en el casco antiguo de Linares pero no es una galería de arte, no es una asociación, tampoco depende de ningún organismo oficial... "Proyectos tenemos muchísimos. Subvenciones ninguna" es otra de sus máximas.

La muestra, que contó en la inauguración con la presencia de la concejal de Juventud, María Francés, exhibe obras de Pilar Urtiaga, Rafael Ariza, Germán Ayala, Roselló, Laura Gracia, Manzanares, Bea Sevilla, Myrhwan, Yolanda Sáez de Tejada, Manolo Ceés, Alberto Olea, Berville, Manolo Barranco, Ángel Tirado, Belin, Tony Segura, Xochitl, Úl, Calamardojo, Maldomado, Juan Miguel Bueno y Scheroff. "Para mí no es heroico ser artista de moda, vivir del cuento del arte y fabricar obras de arte para venderlas como si fueran el último grito en peinados", explica en el catálogo de la exposición M. Isabel Moreno Montoro. "Para mí es heroico invertir tu tiempo, el ocupado y el libre, en una actividad artística aún a sabiendas de que no te va a llevar a ninguna parte lucrativa", continúa Moreno Montoro.

El desenfado con rigor de La Casa Pintada ya está instalado en las paredes del Rey Chico. Una última premisa antes de hacer inmersión en la muestra: dejar a la entrada los prejuicios.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios